Cinco vinos de la fase cero que entran en la Nueva Normalidad

cinco vinos nueva normalidad madrid

Reconoce que estos últimos meses te has emborrachado en casa: de series, de libros, de cocina, de orden, de wifi… y de vino. Confinados -convinados- sin poder salir hemos descubierto que no éramos -solamente- bebedores sociales. Madrid nos ha seducido desde otro punto de vista. Y los bares no ponían música pero tenían barra: no te quedabas pero te llevabas bebida y comida… Los supermercados nos han ofrecido botellas llenas de evasión, de alternativa, de alegría y de brindis. No hemos podido salir a los bares de Madrid, pero hemos podido soñar con ellos. El supermercado ha sido la vinoteca. Ya en la “Nueva Normalidad”, rememoramos los 5 vinos que más nos han alegrado en casa, recordándonos grandes momentos de Madrid:

cinco vinos nueva normalidad madrid1.Los domingos en El Rastro que no íbamos apenas, pero basta que no se pueda para que tengas más ganas. Tesoros, gente, antigüedades, moderneces muy demodés, gente, mucha mierda y de repente joyas, más gente, turistas desorientados y un plan que siempre es para recordar. Oroya es japo, en su nombre porque se hace en alguna bodega de Castilla León, ligero y “orientado a lo oriental”, pues es para comer con sushi, y con todo aperitivo que tenga buen sabor. Sabor punzante y amigable. Rico, rico, rico.

Oroya Blanco (Oroya Wine) – VT de Castilla – Precio aproximado: 4€

cinco vinos nueva normalidad madrid2. Un paseo por el Retiro, para correr, para pasear al perro, para pasear a los abuelos, para pasear la mente. Para recordar a Mingote, para inspirar, expirar y respirar, para crear y para pensar, y para ser más madrileño. Este vino es una obra de arte del producto para el pueblo: el VW Beetle o el 600 de los vinos; diseñado para el pueblo, accesible, rico, fácil y útil, y que funcione, guste, llene y genere una demanda que no había. Un gran vino de España a precio imbatible.

Verdejo (Marqués de Riscal) – DO Rueda – Precio aproximado: 6€

cinco vinos nueva normalidad madrid3. Las terrazas de La Latina, pero de día, o de esas noches que duran todo el día. Que empiezas con unos, acabas con otros y entre medias te has hecho más amigos que el primer día de clase. Esos días que no ibas a salir y tu amigo te insistió y estás en deuda con él para toda la vida por el descubrimiento que te ha hecho. Porque este vino no está en botella y eso cuesta aceptarlo: bienvenido al maravilloso mundo del “bag-in-box”, la bolsa en la caja, y dentro dentro dentro, cinco litros de un vino que sorprende, porque refresca y da una alegría totalmente latina. Es un mundo nuevo.

Siete Puntas (Corcovo) – Vino de mesa – precio aproximado: 5€ (5l.)

4. Coger el metro abarrotado, correr para llegar, ir por los pasillos esquivando gente o bajar tranquilamente por las escaleras mecánicas observando el carrusel de ánimas que regala el día a día. Inventar historias ajenas o propias… hasta James Blunt se enamoró en el metro de Madrid. You’re beautiful y este vino también. Es rosado, es distinto y por eso te fijas, pero es que además es de un experto elaborador que hacer grandes vinos a los mejores precios. René Barbier es para ponerle un piso a la salida del metro. Sabor, chispa, alegría y muchos aromas ricos.

Tradición Rosado (René Barbier) – DO Catalunya – precio aprox: 3,5 €

5. Los partidos de fútbol no han parado el tráfico, los estadios no han rugido pero su silencio ha sido igual de imponente. Por los equipos que volverán a jugar, por los aficionados que llenarán las calles y por los partidos que volveremos a ver en la tele y que darán mucho que hablar. Monólogo también habla, ruge y calla. Clásico, derby y de champions. Gusta a los iniciados y a los principiantes. Si fuera un fichaje vendería muchas camisetas. Quizá la mejor relación calidad precio de Rioja que ha habido en lineales.

Crianza (Monólogo Vino)  – DOCa. Rioja – Precio aproximado: 4 €

La alegría es su precio y su accesibilidad. Son joyas que tenemos al alcance y que a veces no sabemos ver. Para todos los gustos y colores, porque otra de las actividades de esta clausura ha sido variar, cambiar, acostumbrarnos a otras experiencias o recuperar sabores en la memoria. Siempre con moderación, pero ahora más que nunca, degustamos mejor los vinos. Esos sorbos y tragos nos saben a gloria porque están llenos de buenos recuerdos y mejores deseos.

Ellos también entran en la “Nueva Normalidad”. Porque nos alegraron los días y lo seguirán haciendo.

Be first to comment

Leave a Reply