10 obras maestras que han nacido en cuarentenas históricas

10 obras maestras cuarentenas

A lo largo de la historia, la humanidad se ha enfrentado a multitud de cuarentenas. Algunas se produjeron por pandemias tanto o más letales que la del Coronavirus. Otras se debieron a accidentes, encarcelamientos o incluso fueron concebidas por la voluntad de alguna de las personalidades que han cambiado nuestra manera de vivir o de pensar.

Todas ellas sirvieron para que la especie humana evolucionara merced a las ideas y las creaciones producidas durante esta serie de confinamientos. Un guiño que nos ofrece la historia para afrontar el futuro con optimismo y aguardar impacientes las obras maestras que nos legará el COVID-19. Recorre con nosotros la vida de otros confinados ilustres.

 

10 obras maestras cuarentenasLa peste llama a la puerta

Giovanni Bocaccio – Confinamiento: 1348 – 1351 – Motivo: Peste negra

Un artículo sobre confinamientos no podía empezar sino con este escritor italiano del siglo XIV. Bocaccio vivió en una era oscura y vio cómo la peste negra se llevaba las vidas del 60% de la población de Florencia, localidad en la que residía. La muerte se hizo tan común que no tardó en influenciarle para escribir su obra maestra: El Decamerón. En su libro, Bocaccio nos cuenta -no solo los acontecimientos tétricos que veía a diario- sino reflexiones sobre la muerte, la igualdad de clases que ella traía y un canto a la vida que inspiró el Renacimiento. Su obra inmortal inventa términos como confinamiento. Esa palabra que es la más usada en estos días y que ya es parte de nuestras vidas.

En Florencia, la muerte acechaba en las calles así que quedarse en casa no era una opción. El libro se utilizó en las cortes italianas para enumerar cosas que se pueden hacer para entretenerse y sobrellevar la cuarentena. Un clásico más actual que nunca.

 

10 obras maestras cuarentenasUnas letras confinadas

William Shakespeare – Confinamiento: 1606 – Motivo: Peste bubónica

De la mayor oscuridad siempre brota la luz más intensa. William Shakespeare siempre entendió la vida bajo esa máxima. No le quedó otra opción. Toda su vida se vio marcada por la peste. Siendo un niño, un brote diezmó a la cuarta de parte de su ciudad, Stratford-upon-Avon. En la década de 1580 la infecta ciudad de Londres en la que habitaba, la ciudadanía convivió con continuas oleadas de infecciones debido a la escasa higiene de sus barrios.

El bueno de William abandonaba la ciudad adelantando a la cuarentena y atravesaba pueblos y villas antes de que la peste llegase para mantener vivo su negocio. Pero en 1606 no tuvo adonde ir. Su ingenio se vio confinado entre las paredes de su hogar. Sin mucho más que hacer, se sumergió en sus temores y parió alguna de sus obras maestras retratando la relación del hombre con la muerte en alguno de sus célebres pasajes. El Rey Lear o Macbeth son hijos de ese confinamiento que obsequió a la humanidad con el teatro más exquisito de la historia.

 

10 obras maestras cuarentenasTodo gravita

Isaac Newton – Confinamiento: 1665 – Motivo: Peste bubónica

Al igual que su compatriota William Shakespeare, sir Isaac Newton tuvo que convivir con la muerte y el aislamiento preventivo. Las condiciones de salubridad de la ciudad de Londres no habían mejorado en exceso desde los tiempos de Shakespeare por lo que la temida peste bubónica brotaba una y otra vez. En 1665 la capital británica se encontraba confinada en casa para evitar la propagación de una implacable plaga.

Fue en ese momento cuando el célebre científico se encerró durante 18 meses en su biblioteca dando forma a Philosopjiae naturalis principia mathematica. Una obra que cambió el mundo explicando la teoría de la gravedad, una revolución de la ciencia y el pensamiento. En realidad, la famosa manzana no fue más que el fruto de una metáfora convertida en leyenda. Como en esta era del Coronavirus, la inspiración llegó en casa.

 

10 obras maestras cuarentenasCuentos desde Siberia

Fiodor Dostoievsky – Confinamiento: 1849 – 1854 – Motivo: Encarcelamiento

Sin duda las cuarentenas son campo abonado para el buen escritor. Algunos dejan volar su mente en libertad para crear obras inmortales. Otros, en cambio, darían su gloria inmortal por no haber tenido la desventura de vivirlas. Dostoievsky es sin duda uno de los escritores cumbre de la literatura universal, pero pocos saben el sufrimiento que se esconde tras sus preciosas letras. El escritor ruso fue un joven idealista que empapado por las revoluciones populares de 1848 anhelaba una Rusia sin zar. Ya era un autor reconocido cuando se adscribió al grupo clandestino Círculo Petrashevski. En 1849, las autoridades zaristas desarticulan este colectivo y condenan a muerte a todos sus miembros.

Fiodor se encuentra en el cadalso escuchando las ejecuciones de sus compañeros cuando se le informa de que le han conmutado la pena capital por una condena de cinco años de trabajos forzados en Omsk, Siberia. Se le confinó en un lugar oscuro, frío y estrecho, viviendo silenciado dentro de un ataúd, como él definió su estancia en aquel lugar. Desde allí, su mente fue creando el fabuloso universo literario que fue perfeccionado desde su puesta en libertad en 1854.

 

10 obras maestras cuarentenasGenialidad en tiempos del cólera

Nikola Tesla – Confinamiento: 1873 – Motivo: Cólera

Tesla cambió el mundo mucho menos de lo que su talento renacentista era capaz de hacer. Sus invenciones transformaron los conocimientos de su época merced a una mente avanzada a su tiempo. Quién sabe si todo ese potencial no se hubiera desarrollado sin un confinamiento como el que estamos viviendo.

En Gospic, el apacible pueblo croata en el que residía un adolescente Tesla, el cólera se cebó con sus habitantes. Debido a la enfermedad se pasó nueve meses en cama mejorando de manera milagrosa. Mientras se encontraba en cuarentena, convenció a su padre de estudiar ingeniería. Tras su recuperación, su progenitor le obligó a vivir otro confinamiento, esta vez en la soledad de los bosques haciendo deporte. En estos periodos de aislamiento, Tesla ideó un tubo submarino al estilo de la seria animada Futurama para enviar mensajes y paquetes entre Europa y América. Se le ocurrió también un cinturón flotante que levitaba sobre el Ecuador para poder viajar a mayor velocidad.

Y, por si fuera poco, también descifró una fórmula capaz de conseguir energía proveniente de la rotación de los cuerpos terrestres. Finalmente, su padre accedió y un joven Tesla ingresó en la Escuela Politécnica de Gratz para comenzar una carrera que sirvió para imaginar como sería el mañana.

 

10 obras maestras cuarentenasEl color del dolor

Frida Kahlo – Confinamiento: 1913 / 1925 – Motivo: Polio / Colisión de un autobús con un tranvía

La artista femenina más talentosa de la historia siempre lidió con los dolores del cuerpo y del alma. Su biografía está repleta de confinamientos forzosos en los que se inspiró y maduró un mundo interno tan colorido y rico que aún sigue sobrecogiendo por su belleza. Con apenas seis años tuvo polio y se vio obligada a vivir postrada en una cama durante meses. Una cuarentena que le confirió una nueva manera de ver el mundo. Aunque, el confinamiento que le cambió la vida fue debido a un desafortunado accidente del autobús en el que viajaba al colisionar con un tranvía.

El resultado fue tan brutal que nos llevaría varias líneas enumerar las lesiones en piernas, brazos y espalda que sufrió Frida. Incluso una barra le atravesó la vagina propiciando una de sus bromas más recordadas: la de cómo perdió la virginidad. En el hospital, sufrió más incluso que con el desamor de Diego Rivera y -desde su cama y gracias a un espejo- pintó su famoso autorretrato comenzando una carrera pictórica que la sitúa en el Olimpo del arte. El dolor o la soledad suelen conducir el talento en busca de la perfección o la belleza más absoluta.

 

10 obras maestras cuarentenasGripes y gritos

Edward Munch – Confinamiento: 1918 – Motivo: Gripe Española

El Grito, ese cuadro que todo el mundo quiere poseer y que nadie sabe donde está, esconde una dura historia de dolor y reclusión. Su autor, el genial Edward Munch tuvo siempre una salud delicada. Ese grito quizás tratara de ahuyentar una vida entera de fiebres y fuertes gripes. Durante la última pandemia mundial, el pintor noruego enfermó de gripe española. Estuvo confinado durante meses: aislado, luchando contra la enfermedad y retratando su angustia con los tonos vivos de su Autorretrato con gripe española que nos toca especialmente el corazón por su similitud con la de enfermos del COVID-19.

A pesar de su quebradiza salud, sobrevivió. Aunque murió en Noruega debido a una neumonía. Su soledad final fue un broche triste a uno de los pintores más brillantes de la historia.

 

10 obras maestras cuarentenasLa luz entre tinieblas

Ana Frank – Confinamiento: 1942 – 1944 – Motivo: Segunda Guerra Mundial/Nazismo

La dulce Ana Frank es sin duda el rostro de las vidas truncadas por ideas mezquinas. Ana era una niña alemana que con apenas 12 años tuvo que abandonar su localidad natal en dirección a Amsterdam para escapar de la barbarie nazi. La acompañaban sus padres, su hermana, una familia amiga y un dentista judío. De camino del exilio, sus padres le regalaron un diario para tratar de distraer su mente. En él, fue anotando su azarosa existencia. Tras la invasión alemana de los Países Bajos, las SS se esmeraron en buscar judíos como Ana y su familia para llevarlos a algún campo de concentración. Durante dos años vivieron escondidos en diferentes lugares.

Cada día, Ana redactaba su diario con pasión y un talento único. Sus letras nos guían por los momentos más duros de la historia humana en los que la desesperanza y el odio eran cotidianos. Su luz se apagó en 1944 cuando fueron descubiertos y enviados a Auschwitz. Solo su padre sobrevivió. Cumplió el sueño de su hija de publicar su diario tras la guerra, convirtiéndose para siempre en un símbolo antibélico que nos advierte de los riesgos de los totalitarismos.

 

10 obras maestras cuarentenasUn exilio legendario

The Rolling Stones – Confinamiento: 1972 – Motivo: Exilio creativo

En ocasiones, los genios creativos buscan aislarse del mundo para crear sin distracciones. Pocos han llevado ese mantra tanto al exceso como los Stones. Un cúmulo de circunstancias alumbraron sin saberlo el confinamiento más disfuncional de la historia.

A comienzos de los 70, una serie de negligencias por parte de la banda terminaron desencadenando un grave problema con el fisco británico. Para paliar este inconveniente, huyeron del Reino Unido para grabar un disco y evitar la cárcel. Su destino fue una preciosa villa que Keith Richards alquiló en Villefrenche-sur-Mer, en el sur de Francia. Lo que sucedió allí se convirtió en mito.

Hasta allí se trasladaron los Stones, el productor Jimmy Miller y algunos amigos de Richards. Sin estudio de grabación ni canciones en mente, el confinamiento se convirtió en un reguero de sustancias, amor de contrabando e insomnio que hicieron mella en los integrantes del grupo. El único que se saltaba este “confinamiento” era Keith Richards que navegaba en su yate en compañía de sus amigos a través de lo que llamaron Main St en dirección a Mónaco o Italia.

El esfuerzo titánico de producción no evitó los ecos y otros inconvenientes de este estudio improvisado que era la bodega de la mansión. No obstante, esa falta de higiene sonora fue la clave para ese sonido rudo tan adictivo. La tensión creativa fue subiendo de tono y todos los Stones comenzaron a temer por sus vidas. Finalmente, lograron un doble álbum que supuso un millón de copias vendidas y uno de los 500 mejores discos de la historia según la revista Rolling Stones. Exile on Main St sigue siendo una de las obras más excesivas que jamás se hayan creado. Una oda al aislamiento creativo.

 

10 obras maestras cuarentenasBonus Track: El confinamiento como caldo de cultivo de ideas y obras maestras

El confinamiento suele llevar a los genios al límite de su sensibilidad y esa incomunicación produce en ocasiones una abrumadora creatividad. Oscar Wilde o Cervantes desarrollaron parte de sus historias y personajes inmortales en períodos de encarcelamiento. La desesperación por la privación de libertad les inspiró para crear un mundo literario fascinante.

Pocas personas saben que la historia de Frankenstein se debe a un confinamiento a causa del mal clima producido por la erupción de un volcán islandés que mantuvo en su casa londinense a Mary Shelley y a su marido durante meses. La literatura gótica y nuestra visión sobre las apariencias no hubieran sido iguales sin ese período de aislamiento. Otro genio estuvo aislado por un motivo más aterrador: la locura. Durante uno de sus frecuentes ingresos en una clínica mental, Vincent Van Gogh fue capaz de dibujar alguna de sus obras maestras como La Noche Estrellada, fruto de una locura creativa maravillosa.

En otras ocasiones, el aislamiento es voluntario y descubre una conexión con la naturaleza arrebatadora. En los bosques de Walden, Henry David Thoreau desarrolló Walden y La Desobediencia civil, en las que critica la sociedad industrial por deshumanizar al hombre y propone un regreso a la vida natural. Ambas obras inspiraron a personajes como Tolstói o Gandhi. A solas, a veces podemos oír las verdades de la vida mejor que en el tumulto de las calles.

Estamos seguros de que durante este confinamiento surgirán grandes ideas y brillantes obras que iluminarán el futuro. Ya queda menos para volver a reír, abrazar, besar y bailar en las calles. Te animamos a que exprimas tu talento y creatividad en esta etapa en casa que nos ha tocado vivir. ¿Cuál es tu creación durante esta cuarentena?

Be first to comment

Leave a Reply