Restaurante NO: Un SÍ a la cocina seductora


Me gustan las propuestas arriesgadas y creativas. Si son en gastronomía y además con un sello de calidad tatuado en cada detalle, aún más. El Restaurante NO es de esos lugares donde todas las piezas encajan, por su belleza, por su clase, por la impecable atención y por mantener un delicado equilibrio entre clasicismo y modernidad.

No PhoneBajo la dirección del chef Xavier Márquez, creador también de La Kitchen, su cocina rescata los sabores tradicionales de la gastronomía española, fusionándola con lo internacional, en una decidida apuesta por la frescura de los productos de temporada. El espacio es diáfano, con mucha luz natural y una decoración exquisita. En su interior, se respira una atmósfera de paz y bienestar (Nótese en la foto, una sutil invitación a desconectar durante nuestra estancia).

El NO es el lugar ideal para disfrutar de una velada única, a cualquier hora del día. Además, cuenta con una terraza fantástica y acondicionada para todo el año, un Menú “Pica Pica Marca España” en sesión continua y una exquisita carta de gintonics. Yo fui a comer y no me imaginaba el delicioso festín del que sería partícipe.

Un viaje de sabores

Os cuento algunas pistas de este “viaje” que me hizo visitar diversos paisajes a través del paladar:

Si queréis un entrante de lujo, el tartar de atún rojo de almadraba al estilo asiático es para “perder el sentido”, muy fresco y sabroso, de esos platos iniciáticos que dejan huella, combinado con un Albariño riquísimo ya es el no va más.

Me pierden las ensaladas y el queso, no os lo imagináis. La de queso burratina con tomate de la huerta, berenjena asada y aceite de albahaca conquistó mi corazón irremediablemente. De Italia viajamos a Japón, con el Roll de langostino tempurizado y salsa kimuchi, suculento y en su punto, respetando la tradición japonesa y añadiéndole notas creativas.

Los arroces juegan un rol protagónico en el NO. El arroz meloso al azafrán con chipirones y carabineros es un tributo al buen gusto, una explosión de sabores en boca, de esos platos que no se olvidan. Ha sido difícil elegir entre tantas delicias, pero se convirtió en mi favorito.

Carnes y pescados, los hay para todos los gustos en el NO. La merluza de pincho a la plancha con aceite de tomate y hierbas aromáticas con patata panadera sube como la espuma en popularidad este verano. Sin embargo, yo me decanté por la carne y disfruté de un jugoso solomillo con tostones, caraotas (fríjoles negros) y guasacaca (salsa verde a base de aguacate, cebolla y especias). Un seductor guiño al trópico, un plato que combina lo mejor de ambos mundos.

Una máxima de Alexandre Grimod de la Reyniere, dice que “El postre tiene que ser espectacular, porque llega cuando el cliente ya no tiene hambre”. En el NO han dado buena cuenta de ello porque todos los postres son maravillosos: por poner dos ejemplos “golosos”, la Tarta caliente de manzana con helado de mantecado o el Brownie de chocolate negro con helado de vainilla. Para los que prefieren algo más frugal (y no menos sabroso), un plato de quesos del mundo con membrillo puede ser el broche de oro perfecto.

Un resumen visual:

Novedades muy frescas

Los Domingos de Arroz: Pensados para deleitar durante el verano a los paladares más exquisitos con distintos arroces como el arroz meloso al azafrán con chipirones y carabineros, el arroz negro con sepia y “ali oli” verde o el arroz con pollo de corral. Un “must”, tomar nota para un domingo con amigos o familia.

Continúan con la “NO. Comida”: Un sandwich propuesta del equipo de cocina que cambia semanalmente y que se puede pedir desde las doce del mediodía hasta las ocho de la tarde.  Sandwich de roastbeef con pepinillo y salsa césar con ensalada de berros y patatas baby o un sándwich de salmón ahumado con nata agria, huevas de mújol, ensalada de frutos rojos y chips vegetales son algunas de las propuestas de la “NO.Comida”, llena de sorpresas semanales.

Restaurante NO ¿Por qué NO?

Es curiosa la historia del nombre del NO, con un concepto que va más allá de la cocina y que quiere destacar la idea del inconformismo. Sus paredes están llenas de ilustraciones que representan hitos de la historia contemporánea, protagonizados por personas que dijeron NO para lograr un SI, en un ambiente muy “cool” donde la luz juega un papel esencial.

La imagen de Harvey Milk, político y activista estadounidense, que se convirtió en el primer homosexual en ser elegido para un cargo público; la de Amelia Earhart, la primera aviadora en cruzar el océano, la de Rosa Parks, primera dama de los derechos civiles; y la de Wang Weilin, el rebelde desconocido que desafió a una línea de tanques durante la revuelta de la Plaza de Tiananmen, visten el Restaurante NO con una filosofía única: “dijeron que no podíamos… y lo hicimos”.

Un concepto seductor y original que me ha cautivado por completo. Para volver una y otra vez.

Más señas de identidad:

Precio medio: 30-40 euros por persona.

Dirección: Puigcerdá, 8 (Callejón de Jorge Juan) 

Teléfono: 91 4316456  

Web: www.norestaurante.es

Facebook y Twitter

Cocina abierta de 12 a 12 horas.  No cierra en agosto. Servicio de aparcacoches.

 

 

 

 

Comunicadora, blogger, espiritual y sibarita. Adoro los placeres cotidianos. Comparto experiencias, talentos y pasiones de la ciudad con amor y a través de los cinco sentidos en Madrid Seduce. Además, escribo contenidos apetitosos y soy Community Manager de gastronomía y estilo de vida.

2 Comments

Leave a Reply

Leave a Reply