Mocay Caffè Xperience: El mundo del café en 4 pasos

Mocay Caffè y Adrián Fernández (Mejor Barista de España en 2014) son la combinación perfecta para pasar una tarde de lujo en Madrid y hacer una inmersión profunda en el apasionante mundo del café ¿Me acompañas en esta aventura en cuatro pasos?

mocay-madrid-adrian-fernandezArabica y Robusta

Son las dos variedades más conocidas alrededor del mundo y, al mismo tiempo, muy diferentes entre sí. En la #MocayCaffèXperience pudimos entrenar un poco más nuestro paladar para detectar esas diferencias.

Una puntualización muy importante que ha hecho Adrián: El café es un fruto y por naturaleza es dulce, en este sentido, si es de buena calidad y está bien preparado, no hay necesidad de agregar azúcar, eso queda para granos de menos calidad (Robusta de tueste Torrefacto) o para los más golosos.

Hemos degustado un Arabica muy aromático, recordando a frutos secos, ligeramente dulce y lleno de matices, florales sobre todo. Se trataba de un blend de granos procedentes de Guatemala, Honduras, Colombia y Brasil.

El Robusta, por su parte, se presentaba mucho más plano en boca, con aromas más a tierra y más denso. Su presencia  era más persistente, pero no resultaba tan sutil como el Arabica.

mocay-madrid-adrian-fernandez-cafeOtras formas de preparar el café

Sabemos que un buen espresso es irresistible, siempre y cuando esté bien preparado. Pero existen otras maneras de infusionar un buen café: filtro, cafetera francesa, Aeropress, sifón, entre otros. En la #MocayCaffèXperience pudimos perfeccionar junto a Adrián estas técnicas para sacar lo mejor del grano de café.

Además del espresso, disfrutamos de tazas de café obtenidas a partir del método de filtro, con accesorios Hario (V60) y con la ya famosa cafetera Chemex (filtros de papel), un proceso lento, casi un ritual, que cualquier amante del café disfrutará al máximo.

El método Aeropress puede ser el más práctico y limpio, es un accesorio compacto, perfecto para llevarlo donde quieras, y saca hasta la última gota de zumo gracias a una cámara de aire que exprime el café y lo fusiona con el agua caliente.

El más espectacular ha sido el sifón japonés, un verdadero espectáculo, por la forma de la cafetera y por el proceso en sí. Son dos niveles, abajo llenamos de agua, arriba el café, encendemos la llama y, gracias a la presión, el agua hierve y sube, infusionando el café. Tras unos segundos, apagamos la llama y el café infusionado se filtra y baja a la jarra inferior, de la que podemos servir directamente a la taza, un método con mucho atractivo visual

mocay-madrid-coctel-adrian-fernandezMaridaje y matices

Tras obtener varias tazas de café con los métodos anteriores, nos dispusimos a extraer todos los matices maridando con chocolate, frutos secos y frutas confitadas.

La cremosidad del cacao exalta los sabores, pero sobre todo el cuerpo del café, prepara la lengua para degustarlo al máximo. Los frutos secos permiten detallar los pequeños matices, más florales. En simultáneo, unos trozos de mango permiten completar una experiencia sensorial potenciando los aromas. Un maridaje redondo que nos permitió disfrutar al máximo de estas tazas de café.

Al acabar con el maridaje y antes de entrar de lleno con el Latte Art, pudimos degustar un rico cóctel a base de café y zumo de limón, exquisito y muy refrescante. No hay dudas, el café es tan versátil como delicioso.

 mocay-madrid-latte-artLatte Art

Momento de crear, el Latte Art también es tendencia en el mundo del café, no solo en restauración para ofrecer un ‘plus’ al cliente con un café bien decorado, sino también en el mundo de los baristas, ya que hay competiciones internacionales.

Varios de los asistentes tuvimos oportunidad de probar esta técnica con la ayuda de Adrián Fernández, no es sencillo, pero requiere práctica, y sin duda le otorga más alegría y elegancia a nuestra taza de café.

El último sorbo

Ha sido una sesión muy productiva, en la que hemos aprendido cosas nuevas, tanto de la preparación del café como de la tendencia en sí; cómo está evolucionando y lo que podríamos ver en los próximos años. Adrián nos confesó que se está produciendo un cambio de tendencia en este mundo, el cliente está pidiendo café de más calidad y preparado de otra manera. La oferta va creciendo, algo que nos encanta.

Una reflexión que nos ha quedado grabada: Adrián defiende que el café debe ser el gran protagonista en la mesa, ya que en la mayoría de los casos es el último sabor que se lleva un comensal, entonces, no sirve de nada degustar platos deliciosos si al final todo quedará opacado por un café de mala calidad y/o mal preparado. Y vosotros ¿Qué opináis? ¿Os apetece un buen café?

Be first to comment

Leave a Reply