El Madrid más fantasmal: 11 leyendas e historias de misterio

leyendas e historias de misterio madrid

Madrid seduce también por sus fascinantes leyendas e historias de misterio. Aprovechamos el reciente estreno del esperado remake de Cazafantasmas en Estados Unidos (y la previa al inminente estreno en España en agosto), para hacer una ruta por las anécdotas más tenebrosas y ultramundanas de la ciudad. Te haremos pasar miedo como punto de partida a una futura visita a estos lugares que nos aterran tanto como nos fascinan.

leyendas e historias de misterio madridLa maldición de la Joy Eslava

Calle Arenal, 11

Todos los teatros quieren tener un fantasma en su interior y el legendario teatro Eslava no podía ser menos. En los felices años 20 del siglo pasado, este lugar icónico se encontraba en el esplendor de la escena madrileña gracias a su apuesta por el Teatro del Arte, influenciado por los dramaturgos parisinos. Estrenar en sus tablas era un honor que había encumbrado a Valle – Inclán, Jacinto Benavente o Manuel de Falla, entre otras leyendas.

Esas ansias por tocar el cielo del viejo Eslava tenían enfrentados a dos directores jóvenes con talento como Alfredo Vidal y Planas y Antón de Olmet, que se disputaban el cartel de la marquesina. Vidal estrena antes y fracasa estrepitosamente. Por aquel entonces rondaba a una bella dama que viendo el resultado decepcionante de su obra coquetea con Olmet que está a punto de estrenar la suya. Vidal -celoso del éxito amoroso y artístico de su rival- se presenta en los ensayos de Olmet donde se encuentra también la mujer en disputa. Empieza la pelea y Olmet trata de asfixiar a su contrincante pero éste es más rápido. Le dispara a bocajarro en el estómago dejando al pobre Olmet desangrándose en brazos de su amada. Vidal pasará tres años en la cárcel pero la condena de Olmet ha sido eterna, vagando entre las bambalinas del teatro en pleno estreno de una nueva obra, paseando entre actores sobre las tablas y en algunas noches disfrutando de las noches VIP de la reciente Joy Eslava.

leyendas e historias de misterio madridEl fantasma sin cabeza de la Iglesia de San Ginés

Calle Arenal, 13

Vecino del también maldito edificio de la Joy Eslava, el templo de San Ginés es uno de los más antiguos de Madrid. Allá por el 1353, dos ladrones se adentran en la iglesia para arramplar con todo lo que puedan llevarse, desde cálices a joyas pasando por códices. La avaricia les cegó de tal manera que no se percataron de la presencia de un anciano rezando. Cuando lo vieron, se ensañaron con él. Los restos de este pobre hombre aparecieron al día siguiente con graves signos de violencia y con la cabeza separada del cuerpo. En los siguientes días, muchos madrileños se encontraron en la iglesia con la presencia de un ente sin cabeza que les perseguía con la intención de recordar el crimen sucedido. Pocos días después, los ladrones que fueron condenados a muerte por el Rey. Parecía que este castigo calmaría al fantasma decapitado pero la situación se prolongó en el tiempo llegando a nuestros días. Los mendigos que pernoctan en la zona siguen contando que escuchan voces y se sienten observados por un cuerpo magullado sin cabeza.

leyendas e historias de misterio madridEl caso de la hija del doctor Velasco

Sin duda, una de las historias más macabras y fascinantes de Madrid. El doctor Pedro González Velasco fue un personaje clave en la historia médica de este país creando la Sociedad Anatómica y el Museo Antropológico en su propia residencia, que aún sigue allí en frente de la estación de Atocha. Sin embargo, es conocido por una leyenda trágica que marcó su vida. Tras escapar de una vida de pobreza y convertirse en referencia médica en toda España y Europa, se estableció en un palacio en la esquina de la actual calle Alfonso XII, en el que vivía junto a su mujer e hija. Concha tenía 12 años y era una niña alegre pero enfermiza, sus fiebres tifoideas llevaban varios años afectando su quebradiza salud. El doctor Benavente, amigo de Velasco y padre de Jacinto, el genial escritor, le recomendó a Velasco un tratamiento conservador de la enfermedad. No obstante, Velasco no le hizo mucho caso y le suministró una especia de laxante para purgar la fiebre, lo cual provocó una hemorragia interna irreversible que cegó la vida de Conchita. El suceso dejó fuera de sí al prestigioso médico. Se culpaba de la muerte de su hija de tal manera que disecó el cuerpo de la chica. La enterraron en el cementerio de San Isidro.

El doctor se obsesionó con su hija, se rodeó de objetos suyos, tocaba al piano sus canciones favoritas e inundaba sus estancias de imágenes y pinturas. Tal obsesión llegó al paroxismo cuando años después la desenterró. Los testigos hablan de un hombre estupefacto cuando vio su obra de embalsamamiento perfecta. Se abrazó a ella y comentaba el buen trabajo realizado celebrando la conservación de la flexibilidad de sus piernas para poder sentarla a la mesa. causa de espanto para su mujer. Envió al domicilio a un sastre y a una estilista para terminar de darle apariencia de vida. Muchos comentaban que salía a pasear por el Retiro en coche de caballos acompañado de su hija ataviada con el vestido de novia que encargó para ella. Las malas lenguas comentaban que les acompañaba el prometido de la niña, el también doctor Teodoro Muñoz Sedeño. La leyenda y su actividad política le provocaron la ruina, su sociedad anatómica fue clausurada y la pérdida masiva de clientes le dejaron en quiebra. Su mujer le convenció entonces de enterrar a la cría, algo que finalmente hizo. El doctor muere en 1882 y es enterrado junto a su mujer e hija en el cementerio de San Isidro. La leyenda del doctor Velasco perdurará por las calles de Madrid. Conchita sigue paseando con su vestido de novia por el Retiro en las mentes de todos los que escucharon su triste relato algún día.

leyendas e historias de misterio madridLas oscuras noches en el metro de Tirso de Molina

Metro Tirso de Molina

La parada de metro con más historias de terror es sin duda la castiza Tirso de Molina. Todo se inicia con el derribo en el siglo XIX del antiguo convento de la Merced. En los años 20 del siglo XX, se construye la parada de metro en la plaza. En las obras de construcción se encuentran los restos de los monjes residentes en el monasterio. Los obreros sin saber muy bien qué hacer con aquel macabro hallazgo deciden soterrarlos bajo los andenes con azulejos. Ese supuesto sacrilegio provoca que desde entonces se escuchen los lamentos de los clérigos al caer la medianoche. También se han producido apariciones de monjes encapuchados espectrales suplicando por su alma ahora atrapado en una estación de metro.

Una chica que se subió al último tren del día en la estación se encontraba sola en un vagón con la única presencia de una mujer que la miraba fijamente en compañía de dos hombres de apariencia extraña. En la siguiente parada se subió una mujer que le susurra a la asustada chica que se baje con ella de inmediato; ambas echan un vistazo a la mujer en el interior del vagón. La chica cuenta posteriormente que la mujer le comentó que era un médium y que aquella mujer era una muerta sostenida por dos espíritus. Muchas de estas historias circulan por el metro de Tirso a altas horas de la noche.

leyendas e historias de misterio madridLa historia de Elena caminando entre siete chimeneas

Plaza del Rey, 1

Las historias de amor y muerte suelen ser tan intensas que traspasan la línea del tiempo. En este palacete situado en una plaza tan nocturna como la Plaza del Rey de Chueca, se dan todas las circunstancias para que se produzca una maldición. En pleno siglo XVI, un montero de la corte de Felipe II levanta una mansión coronada con siete (hoy malditas) chimeneas. La casa iba destinada a la hija del montero de nombre Elena y de belleza sin igual en la corte. Su afortunado esposo era el orgulloso capitán Zapata. Tras unos meses de felicidad y pasión, la armada reclama su sagaz mente para rendir batalla en Flandes. Elena se pasa meses deambulando por la casa con una nerviosa premonición que se cumple meses después: su marido ha muerto en una batalla con su unidad de tercios españoles. La tristeza crónica le invade y se sumerge en su mansión sin remedio.

Tiempo después, aparece muerta con una enigmática sonrisa en los labios. En la corte se rumorea que su cadáver tiene marcas de violencia. Madrid se levanta con un rumor envenenado: Elena tenía un amante llamado Felipe II. La noticia se esparce por toda la ciudad y el rey organiza un comité de investigación para esclarecer los hechos. De repente, surge un pequeño problema, el cuerpo desaparece misteriosamente sin querer decirnos si fue objeto de deseo del monarca. En ese momento surge la leyenda de una mujer de blanco caminando por el alféizar del tejado, entre las chimeneas que un día le dieron lumbre a su cuerpo amortajado. En las noches claras se la veía señalando el Alcázar, la residencia de Felipe II. El dedo acusador de la bella Elena permaneció impasible durante siglos aunque su historia se perdió en el tiempo hasta que durante una reforma promovida por el Banco de Castilla en el siglo XIX se encontró un cadáver emparedado de una mujer con unas monedas de oro de la época de Felipe II. No es la única historia de terror que sucede en su interior: también apareció un cadáver en una reforma en 1962 de un hombre que supuestamente se aparecía en la casa, creemos que para no coincidir con Elena en el tejado.

leyendas e historias de misterio madridEl fantasma de Raimunda en el Palacio de Linares

Plaza de Cibeles s/n

De nuevo el amor y el crimen como el punto de inicio de una historia de terror en Madrid. En este caso hay mucha controversia en cuanto a la veracidad de este relato de incesto y asesinato, pero la leyenda nos fascina. Todo comienza cuando los marqueses de Linares compran un solar de 3000 metros cuadrados donde construir su palacio. Se mudan allí a mediados del siglo XIX con su hijo José de Murga. Éste le cuenta a su padre su amor pubescente por una cigarrera de Lavapiés llamada Raimunda. El marqués tiene una respuesta un tanto clasista, y envía a su hijo a Londres para que complete sus estudios y se olvide de Raimunda. Pero es un objetivo imposible. José regresa y se casa con Raimunda a pesar de la fuerte oposición familiar. Tienen una hija, Raimundita. Poco después fallece el marqués y en 1873 Amadeo de Saboya le otorga el título a José.

Dentro de un cajón, el nuevo aristócrata encuentra un sobre dirigido a él en el que su padre le cuenta una aventura con una cigarrera lavapiesera y que él y su esposa son hermanos. A José se le hiela la sangre y viaja a Roma a comprar una bula papal de León XXIII. No obstante, el papa les insta a vivir en castidad. Ante la orden de León XXIII, la única opción que parecen tomar es ahogar en el pozo o emparedar viva a su pequeña hija. Lo que parece seguro es que Raimunda sigue allí en forma de espectro que toca al piano canciones infantiles, se aparece en las escaleras preguntando por sus papás o despierta a los aterrados guardias de seguridad con estribillos de su época. Muchos dicen haberla visto asomada en las ventanas que dan a la calle Alcalá agitando las cortinas o han sentido un gélido estupor en estancias donde no debería existir una temperatura tan baja. A pesar de que la historia real no concuerda con la leyenda, la historia de Raimunda ya forma parte de nuestro Madrid más fantasmal.

leyendas e historias de misterio madridLos fantasmas del Canal

Teatros Canal, Calle Cea Bermúdez 1

Lo comentábamos anteriormente, todos los teatros tienen o quieren tener un fantasma. En el caso de los Teatros del Canal, la historia cuenta con ingredientes interesantes como caldo de cultivo. Este lugar emblemático del arte escénico más actual tiene una ubicación especial. La zona de Chamberí era un bosque que fue perdiendo su condición natural convirtiéndose en terrenos pertenecientes a potentados y congregaciones religiosas. Algo que suele suceder en el caso de los ensanches burgueses. En esta zona se encontraba un antiguo cementerio que se levantaba bajo el lugar que hoy ocupa Canal. Esta circunstancia ha dado ápice a historias de apariciones de clérigos y entes de todo tipo en el teatro. Seres de ultratumba que vagan por los pasillos, sucesos extraños o susurros que se pierden en la platea. En Canal los fantasmas con más arte tienen un templo que visitar.
leyendas e historias de misterio madridEl Caso Vallecas

El caso más espeluznante de esta serie se produjo en 1991 e impresiona porque no se produce en ningún lugar de ensueño sino en un humilde hogar del barrio obrero de Vallecas. Todo se inició con una inocente ouija en el Instituto para contactar con el novio recién fallecido en accidente de moto de una de las participantes. La profesora interrumpió el ritual súbitamente y un humo negro salió del vaso y se introdujo en la garganta de una de las niñas. Al llegar a casa todo cambió. Su abuelo había fallecido recientemente entre grandes dolores, gritos y advertencias de que regresaría. La niña de nombre Estefanía muere entre espasmos. Desde ese momento, algo perturbó la paz de esta familia.

Cuchillos voladores, crucifijos separados de la pared milagrosamente, retratos que se queman sin explicación y sin dejar huella en la pared, babas que caen de la nada, muebles que se desplazan solos, voces y un sinfín de polstergeists provocan una intervención policial llevada a cabo por por el inspector jefe Pedro Negri que en su informe corrobora todo lo relatado anteriormente. El horror se prolonga durante unos meses y el caso salta a los medios. Investigadores estudian el fenómeno sin dar con una causa remotamente científica. La casa se pone en venta pero nadie quiere saber nada de un lugar maldito. Con los años la familia sin recursos para mudarse de su casa se acostumbra a convivir con este panorama siniestro que, con los años, se fue “suavizando” en apariciones y sucesos extraños. No obstante, siempre nos quedará en la memoria este relato espeluznante del Madrid más oscuro.

leyendas e historias de misterio madridEl obispo “picante” de Ayala, 124

En tiempos no muy lejanos la calle Ayala se llamaba calle de los Pajaritos. Allí, en su número 124, se levantaba un chalet de cuatro plantas que servía para albergar el amor de pago en Madrid. Ante la oferta de mujeres atractivas que residían en aquel templo del vicio pocos podían resistirse a la tentación, ni siquiera los religiosos. Un obispo de la ciudad se encontraba en pleno éxtasis sexual cuando le sobrevino la muerte en tan indecoroso lugar.

La noticia de su muerte en un lupanar retumbó en todo Madrid pero aún más cuando comenzaron a circular historias de apariciones del obispo en el lugar así como ruidos, fenómenos polstergeist y otros sucesos extraños que los vecinos soportaban con estupor y pavor. En los años 80, cuando la vieja casa del pecado se transformó en viviendas, los trabajadores advertían de la activación sin motivo de sensores de movimiento. Las leyendas no solo se circunscriben al obispo malogrado, sino a dos prostitutas fallecidas en extrañas circunstancias que también parecen estar de ronda eterna por el lugar. Un punto curioso en la geografía maligna de la ciudad.

leyendas e historias de misterio madridUn museo con malos recuerdos

El museo de arte moderno Reina Sofía fue en su día un lúgubre hospital de tuberculosos donde la muerte estaba casi más presente que la vida. Antes, fue un hospital edificado por mandato de Felipe II para que fueran a morir allí los mendigos de la ciudad. El hospital es obra de Francisco Sabatini en tiempo de Fernando VI y continuaba un proyecto del arquitecto Hermosilla en el que llegaron a pernoctar 18000 enfermos. Tanta muerte dejó mella en el lugar hasta su cierre en 1965. Tras 20 años de abandono fue recuperado por la Academia de San Fernando y puesto al servicio del Ministerio de Cultura. En la remodelación de 1982 ya aparecieron restos humanos, pero fue en la ampliación de 1990 cuando encontraron tres monjas momificadas en la capilla del antiguo hospital.

Desde la primera remodelación del lugar se produjeron un sinfín de anomalías y presencias de entes, como la de una persona mayor de pelo cano y larga barba que se sentaba en uno de los bancos del jardín o las voces y presencias que se desplazan por la famosa escalera del antiguo hospital. El sótano del museo es el lugar donde más fenómenos se suelen producir. Allí se enterraron durante siglos los  cuerpos de mendigos, niños abandonados o gente con problemas mentales y durante la guerra civil se torturaba y enterraba a infelices soldados. Esto produce que muchos vigilantes de seguridad ni siquiera se plantean pasearse por allí de noche. En cada lugar hay olores, presencias y entidades que pasean como en sus tiempos de pacientes y un sinfín de historias que merecen un monográfico.

leyendas e historias de misterio madridLa desaparecida Casa del Duende

Este lugar mitológico de Madrid se encontraba entre las calles Duque de Liria y Mártires de Alcalá y servía como vivienda arrendada a criado y personal del Rey en el siglo XVIII. Un grupo de inquilinos apostaban fuertes sumas de dinero cada noche. Como es habitual, este hecho les llevó a una acalorada discusión que se interrumpió cuando apareció en escena un ser barbudo de reducido tamaño pidiendo silencio. Una vez superado el shock la discusión siguió su curso, esta vez interrumpida para siempre por siete enanos con garrotes que les propinaron una severa paliza. Los inquilinos huyeron sin regresar siquiera por sus pertenencias. Más tarde, la casa fue comprada por la duquesa de Hormazas. Poco después de su mudanza se comenzó a mosquear por la desaparición de objetos personales que literalmente se volatilizaban sin dejar rastro. Mientras reprendía al servicio vio como de nuevo en el momento álgido aparecían cinco seres diminutos con las pertenencias robadas en la mano.

La marquesa abandonó en ese mismo instante el lugar y lo dejó abandonado hasta que pudo enjaretarlo a un cura de nombre Melchor de Avellaneda. También se encontró con los duendes burlones, que le vacilaban quitándole los hábitos. Obviamente, dejó el lugar a una lavandera sin recursos que servía a una poderosa marquesa. Tras varios incidentes con los duendes y una investigación en serio sobre el terreno, la turba trató de quemar el lugar maldito tras comprobar la supuesta veracidad de los hechos. Tras décadas de abandono, cuando se produjo su demolición, los obreros explicaron que en el sótano se habían encontrado una puerta que daba a una sala donde se encontraban varios seres diminutos y ya decrépitos creando monedas. Algo que corrobora la parte de la leyenda que decía que estos duendes imprimían su propio dinero que distribuían de noche. Lo insólito es que todos los habitantes y visitantes de la vieja casa tuvieron encuentros con esos duendes que habitaron este lugar perdido en el tiempo.

Créditos foto cover: www.estrelladigital.es  

 

Be first to comment

Leave a Reply