Happig: Una declaración de amor porcino

Me gustan los rituales. Y también me gusta el cerdo. Por eso el día que conocí Happig fui feliz. No sólo porque se trata de una especie de santuario “porcino”, sino por el trato cálido y cercano de todo su equipo. Abrieron sus puertas hace seis meses y les auguro una vida larga, llena de sorpresas y sabores que nos deleitarán a todos.

happig_espacio_ok

Un espacio urbano que dará mucho de qué hablar.

Happig está ubicado en el madrileño barrio de Salamanca, en la confluencia de las calles Juan Bravo y Conde de Peñalver, es un espacio gourmet en el que se combinan en perfecta armonía “Tienda & Degustación”, con una amplia y cuidada selección de productos del cerdo y otras delicatesen. Un espacio amplio, con luz natural por doquier, lleno de jamones, embutidos, vinos, champagnes, productos en conserva, delicias ibéricas…todo se mezcla en Happig en un sabroso y equilibrado ecosistema.

Destaca que todos sus productos son certificados y trabajan con una filosofía orientada hacia el cliente. Nos comentan -con orgullo- que las fases de producción (desde la crianza hasta el despiece) se llevan a cabo con mimo y meticulosidad y que sus procesos cuidan la sostenibilidad y el medio ambiente. Protocolos respetuosos y armónicos. Vamos, que hacen bien las cosas. Y eso nos gusta mucho.

El segoviano (y mítico) Grupo Copese es el creador de Happig y el cerdo Duroc (blanco-colorado), el protagonista de tan suculento proyecto. Este espacio de gastronomía experimental está creado para saciar nuestros “deseos porcinos” casi en cualquier momento del día, ya que abre desde las 10 de la mañana hasta la medianoche, de lunes a domingo. Tiene una carta variada y apetitosa, con la que seguro todos los paladares saldrán contentos. “Happig está pensado para que el público se acerque. Por eso los escaparates y la cocina están abiertos, porque nos gusta la transparencia. Somos lo que somos y lo que se ve”, revela Michele de Vita, su asesor gastronómico.

Almuerzo del Segador

Almuerzo del Segador

Confieso que mi hambre porcina se esfumó por completo en Happig. Michele, Carmen y Mar se encargaron de diseñarme la bitácora de la degustación perfecta, bañada en burbujeante champagne. Inolvidable el jamón de cerdo Duroc, originalísimo el salchichón con piñones, contundente el “Almuerzo del Segador”, unas jugosas chistorras, un simpático cono de torreznos, un secreto ibérico que casi me hace perder el sentido… en definitiva, una mesa con productos del cerdo, con esencia, sencilla y sabrosa ¿Se puede pedir más?

Lo bueno es que en Happig podemos disfrutar de un banquete (y a un precio realmente asequible), tomar el aperitivo, comer, cenar o llevar a casa, comprar regalos para cualquier encuentro gastronómico (os aseguro que quedaréis de lujo). Podemos encontrar una hamburguesa que se convierte en #Gorrinohamburguesa, un perrito caliente llamado #HotPork o un #Tatakidesolomilloibérico para los más intrépidos gourmets. Estamos frente a una seductora aventura culinaria en la que importan (y mucho) la elección y calidad de la materia prima, la naturalidad y el ingenio.

Tienda porcina y bien surtida

En la zona de tienda, ideal para encontrar regalos gastronómicos de Navidad, Happig ofrece una amplia variedad de jamones, paletas y embutidos, ibéricos de cebo y Duroc, con diversas presentaciones. En el apartado de frescos, encontramos los cortes más selectos del cerdo, entre los que destacan solomillo, presa, pluma, secreto. También hay un rincón para los amantes de los quesos y cervezas artesanas y una selección de vinos exquisita.

En Happig quieren que el cliente se sienta especial, porque no es una tienda al uso. La gastronomía genera emoción, por eso buscan que sea una invitación permanente a disfrutar, a que hagamos un viaje con todos los sentidos a través de los productos del cerdo. Además, tiene planes de expandirse por toda la geografía española y seguramente lo lograrán. Que hayan comenzado en Madrid es un gran acierto, porque aquí nos están seduciendo a todos. Conmigo lo han logrado…de hecho, voy ahora mismo a hacerles otra visita. Es Navidad y los deseos porcinos revolotean buscando un lugar como Happig.

Más señas de identidad:

Web: www.happig.es

Dirección: Calle Juan Bravo, 52

Teléfono: 91 401 11 91

Horario: Lunes a Domingo, 10 am- 12 pm

Precio medio: 15 euros

Facebook: http://www.facebook.com/HappigMadrid

Twitter: @HappigMadrid

Comunicadora, blogger, espiritual y sibarita. Adoro los placeres cotidianos. Comparto experiencias, talentos y pasiones de la ciudad con amor y a través de los cinco sentidos en Madrid Seduce. Además, escribo contenidos apetitosos y soy Community Manager de gastronomía y estilo de vida.

Be first to comment

Leave a Reply