Diego Cabrera: En un cóctel, la vida

Diego Cabrera destila clase, simpatía y savoir faire. Es una poderosa -y poco habitual- mezcla de sencillez y elegancia, que va siempre acompañada con una sonrisa franca, de ésas que generan una atmósfera muy especial. Si hay alguien que sabe lo que es “sentir” la vida y su trabajo es Diego Cabrera. Un personaje deliciosamente humano.

Realizó estudios de Comercio Exterior en su Buenos Aires natal y, en simultáneo, trabajaba los fines de semana preparando cócteles y rodeándome de buena gente que trasmitía pasión en lo que hacían. Esa primera impresión fue muy importante para mi crecimiento y evolución…porque he seguido esa línea. Ahorró todo el dinero que pudo para cruzar el océano, dar la vuelta al mundo y así dar rienda suelta a una de sus grandes pasiones: viajar. Hace 13 años aterrizó en España, sin sospechar que la vida lo sorprendería felizmente (a él y a todos).

Ibiza fue el primer lugar donde trabajó y esa experiencia representa un antes y un después en su vida porque lo ayudó a madurar, a ser autosuficiente, más tolerante y salir de la zona de confort. Eres diferente a alguien de tu misma edad que no ha vivido lo mismo. Meses después viaja a Barcelona, ciudad en la que se produce esa llamada telefónica a Buenos Aires en la que dice: Me quedo un año más. Lleno de fuerza y valentía, decide vivir el momento y toma decisiones: Yo tuve suerte pero no puedo recomendar que hagan lo mismo que yo.

Una cadena de sucesos y oportunidades comenzaron a poblar la vida de Diego Cabrera de certezas y las puertas comenzaron a abrirse. Tuve una oportunidad y me acompañó una buena estrella. Lo que sí tengo claro es que todo lo que haces lo debes hacer bien, hay que ser consecuentes con la vida. Yo no sabía que me iba a pasar lo que me pasó. Y menos mal que todo ha ocurrido así, porque gracias a esa buena estrella lo tenemos hoy entre nosotros.

Tengo mi Curriculum Vitae guardado en un diskette, comenta con una risa algo tímida al referirse a su historial laboral. Nunca más tuvo que usarlo después de entregárselo a su primer empleador en Barcelona, que lo contrató porque le di la mano y lo miré a los ojos cuando fui a la entrevista. Llevé el bar y me gané su plena confianza. El sitio era muy frecuentado por los empleados del Hotel Ars, que me recomendaban irme a trabajar al hotel. Más tarde, comencé a trabajar en el Restaurante Arola.

diego_cabrera_coctel_2Una historia de pasión y trabajo es la que Diego comparte con nosotros. Saltan chispas de inquietud y de sueños cumplidos y por cumplir por todos lados. Siempre soy y seré argentino, dice con orgullo, aunque reconoce que cuando vives fuera de tu país ya no eres de allí ni de ningún lado. Soy un argentino en Madrid, ésta es mi casa desde hace seis años, es una ciudad increíble que me ha recibido de manera impresionante.

Su elocuencia es seductora. Explica todo desde el corazón, sus matices son perfectos y sus emociones, llegan. El sentido de pertenencia y la contención familiar son dos de sus pilares fundamentales y los comparte desde el alma. Le hace honor a las palabras de su queridísima abuela siendo un embajador de Argentina en el mundo pero, sobre todo, leal a los valores de amor, respeto y honestidad sembrados en su seno familiar.

Una cerveza en una terraza charlando con su abuela, una tarde bebiendo mate con su madre, una sesión de pizza y cervezas con sus amigos de siempre, compartir con sus hermanos o disfrutar el crecimiento de sus sobrinos, forman parte de esa memoria familiar sagrada de Diego Cabrera. Esas vivencias fortalecen sus vínculos pese a la distancia física y alimentan sus ganas de seguir adelante y de sentirlos cerca. Me encantaría que mi familia y amigos vivieran más de cerca la experiencia de lo que yo hago. El corazón tiene memoria y siempre podemos acudir a él.

Es una delicia escucharle hablar sobre ese universo lleno de sabores, aromas y mezclas que representa la coctelería. El conocimiento del producto es imprescindible, el cóctel se concibe primero en el plano mental, hay una paleta de sabores en la cabeza. Luego es importante leer, estudiar, catar, probar. La inspiración puede llegar sin importar el sitio donde estés. Técnica, creatividad y chispa son elementos imprescindibles en la profesión. Y añade: Frescura, higiene, organización…los latinos tenemos una chispa especial para desempeñar este trabajo.

Un barman debe ser observador, intuitivo, empático, con capacidad de escuchar. Son cualidades fundamentales, puedes educar y hay cosas que se aprenden, pero la naturalidad y la simpatía deben ser dones innatos. Es un trabajo que requiere mucho tacto, entrar y salir de situaciones, ser conscientes de la responsabilidad con la gente y mantener un equilibrio sutil entre distancia y cercanía. Un buen barman sabe ver el punto intermedio entre cliente y amigo. Y concluye: Si no te gusta hablar con la gente, ésta no es tu profesión. Un barman debe generar un entorno de bienestar.

diego_cabrera_coctel_4Hago coctelería para la gente, afirma lleno de convicción. Y cuando lo dice, resuena como una verdad infinita. Interactuar con las personas es clave en su aprendizaje. La educación, la naturalidad y la empatía sin duda son llaves que abren muchas puertas cuando se está detrás de la barra. Diego posee estos dones y los pone al servicio de su trabajo. Un cóctel debe ser equilibrado, sofisticado y concebido para el disfrute. Y así, charla amenamente, conecta, ríe, sugiere y, sobre todo, mira a los ojos cuando habla. Eso lo engrandece: crear la receta perfecta que mezcla humanidad y sofisticación al momento de saborear un cóctel. Siempre en equilibrio.

Hablar de la coctelería en España es sinónimo de evolución y de infinitas posibilidades. Hace 10 años, mi primera carta de cócteles tenía 5 recomendaciones, ahora vivimos un boom internacional. En su etapa con Sergi Arola Gastro en Madrid generaba su propio aprendizaje porque trabajaba solo, tenía un espacio para crear y para aprender en el terreno de juego. Ambos se abrieron nuevas puertas y descubrieron formas novedosas de hacer las cosas. Mezclando buenas dosis de humildad y coherencia, invita a buscar el propio aprendizaje, automotivarse y explorar siempre nuevas oportunidades de crecimiento.

Es por eso que a Diego lo inspira su propio deseo de dar siempre lo mejor. Y su insaciable sed de evolucionar. Busco la inspiración en mi propio mundo, me gusta marcar mi propio camino siempre. Nada de gurús, mitos o dioses en la profesión…quizás porque es un defensor de lo “terrenal” y del imprescindible trabajo en equipo a quienes menciona con profundo agradecimiento: No hubiese podido sin ellos.

Sugiere a todos los que quieren iniciarse en esta profesión que empiecen desde el principio y que no quemen etapas. Ser barman no es saber preparar más recetas. Tiene mucho que ver con generar un entorno feliz, en cuidar a los clientes. Se ha mitificado al barman como una persona distante, yo he trabajado para convertirlo en alguien cercano a la gente. Creemos que lo ha logrado y seguramente los que han aprendido de él pueden dar fe de ello.

Diego es protagonista del crecimiento de la coctelería en nuestro país. No sólo lo vive con intensidad sino con un compromiso que nace desde adentro. Va modelando su sello creativo a buen ritmo y con precisión escultórica: Me encantaría lograr tener un punto de referencia en la mayor cantidad de ciudades posibles. Expandir la marca y darle un carácter internacional, crear una escuela propia, comenta con un entrañable brillo en los ojos.

Hablamos de sombreros y de cómo se han convertido en una de sus señas de identidad, además de su habitual look con ropa de El Ganso. Nos cuenta que los descubrió de manera casual, se puso el primero de ellos casi por “accidente” porque una clienta le dijo que lo guardara y luego se lo regaló con la condición de que lo usara. Desde entonces, son inseparables e imprescindibles en su vestuario.

Hablamos también de anécdotas divertidas y reímos cuando cuenta cómo Morgan Freeman se quedó dormido después de beberse varios Vodkas y de cómo mantenía la sonrisa mientras dormía, ¿Quién se atrevía a despertar a Morgan Freeman?, nos dice entre risas. Y así, infinitas historias y anécdotas que han llenado su vida detrás de la barra de nuevas realidades cotidianas. Hace referencia a una frase de Marco Polo: Y no os conté ni la mitad de lo que vi, con sonrisa cómplice.

Tengo la gran fortuna de que si algo no me ha salido bien es porque viene algo mejor, una afirmación contundente que habla de un pase de página con su desvinculación de Le Cabrera hace casi un año. Cuenta con orgullo cómo todo su equipo decidió acompañarlo y sigue trabajando con él y revela que ir con la mirada en alto es fundamental.

El presente está lleno de proyectos suculentos y divertidos. Forma un tándem inseparable con sus “Twist” de Naranja (Luis, Ricardo y Gustavo) y los cuatro –trabajando codo a codo-  gestionan y dan vida a nuevas ideas. Además, es embajador de Schweppes, asesora la oferta de coctelería en el seductor y novedoso espacio Taüer en Aravaca; y, junto a Paco Roncero, ha creado “La Gastrojoyería” del Hotel NH Colllection Eurobuilding, un concepto que explora nuevos caminos de la coctelería integrada en la gastronomía y que seguramente seducirá a muchos paladares. Y hay más proyectos en el horno, pronto saldrán a la luz, comenta.

diego_cabrera_coctel_3El hombre de los cócteles, de los viajes y de los sombreros, ése de la sonrisa irresistible, es un ser humano lleno de riqueza, con una mirada cálida y como él mismo dice: Un niño grande, eso va por dentro. Diego se ha hecho a sí mismo y uno de sus principales valores reside en ser consecuente y perseguir sus sueños. En aprender siempre…y en compartir con otros. Frescura, diversión y originalidad definen su sello creativo. Afirma que con tan sólo mirar e intercambiar algunas frases con un cliente sabe qué sugerirle. Diego Cabrera saborea la vida (casi) de la misma forma como nosotros saboreamos sus cócteles: con devoción y placer.

En sus cócteles también bebemos un poco de su esencia como persona. Mantengo mi esencia, siempre. Viajero empedernido, risueño, cercano y sensible…es increíble cómo logra trasladar su espíritu a su trabajo y nos hace saborear la vida. No es casual que se dedique a ser barman: Siempre me gustó hablar con la gente. El bar es mi hábitat, dice con seguridad. Sí, Diego, nosotros siempre te visitaremos, dondequiera que estés.

Gin Fizz y Manhattan, dos de sus cócteles favoritos. Hay un momento para cada cóctel y no al revés, una de las frases que dice con más aplomo y seguridad. ¡Qué bien lo pasamos y cómo disfrutamos con Diego Cabrera!, una de las formas como le gustaría que lo recordaran. En plena efervescencia de su carrera y con la creatividad como estandarte, nos seguirá sorprendiendo con nuevos proyectos. Y sabemos que serán buenos y que nos harán felices.

Del otro lado del mundo, los suyos –siempre orgullosos de su talento, nobleza y perseverancia- lo abrazarán con ternura. Y seguramente el próximo brindis con su abuela o ese mate con su madre serán para celebrar que las cosas van cada vez mejor y que el estado ideal del ser humano es entregarse y amar lo que hace. Ésa ha sido su elección y ése, el camino.

Snacks seductores

¿Qué es lo que más te seduce de tu trabajo?

El día a día porque todos son distintos. El contacto con la gente.

¿Qué crees que es lo que más seduce a otros de tu trabajo?

La coctelería se asocia a la fiesta, así que el carácter lúdico y divertido resulta muy seductor.

¿Por qué Madrid seduce?

Es una ciudad muy abierta y tolerante. Te acoge, te recibe.

¿Qué llevaría el cóctel Madrid Seduce?

Sería dulce y afrutado, con ron y frutos rojos.

diego_cabrera_coctel_5Madrid, en cuatro flashes:

Un lugar imprescindible: El Rastro.

Un lugar para comer: Restaurante El Padre.

Un lugar para tomarse un cóctel: Del Diego.

Un barrio que te guste: Barrio de las Letras.

Epígrafe: Un cóctel no es sólo una mezcla de sabores. Es mucho más: una experiencia lúdica, un viaje, una conversación, una caricia. Lo maravilloso es encontrar a alguien que nos regale eso en cada sorbo. Ya sabéis quién es y dónde encontrarlo. Su nombre es Diego Cabrera.

Web: www.diegocabrera.es

Facebook: https://www.facebook.com/Bartender.Diego.Cabrera

Twitter: @diegocabrerabar

Instagram: @diegocabrerabar

Comunicadora, blogger, espiritual y sibarita. Adoro los placeres cotidianos. Comparto experiencias, talentos y pasiones de la ciudad con amor y a través de los cinco sentidos en Madrid Seduce. Además, escribo contenidos apetitosos y soy Community Manager de gastronomía y estilo de vida.

Be first to comment

Leave a Reply