Mónica Olavarría: Alquimista de ciencia y emociones

Tiene la mirada serena y la voz, dulce. Mónica Olavarría es de esas personas que poseen una sonrisa que invita a confiar. Con ese don no es casual que se dedique a ayudarnos a conectar con nuestro poder interior y a sacar lo mejor de nosotros. Y todo a través de la alquimia entre ciencia y emociones.

Venezolana de origen y española de adopción, llegó hace 14 años a suelo ibérico. Su perfil combina la ciencia con lo emocional: Farmacéutica de profesión, maestra cervecera por inquietud y especialista en emociones, por vocación y don natural. “Yo estudié farmacia para ayudar a los demás, ahora afianzo lo emocional con lo científico”, expresa.

Monica_ciencia_y_emociones_2Terapeuta, conferencista, motivadora, experta en crecimiento personal, trabaja para apoyar en su evolución a personas, parejas, familias y organizaciones empresariales“Lo que más me mueve es poder trasmitir todas las herramientas y experiencias para hacer de la vida de la gente algo más fácil”.

No se equivoca. Su terapia se sustenta en una base científica antes de sumergirse en las profundidades del subconsciente, va a la esencia personal e indaga en los motivos que impiden los avances. Mónica es una alquimista y, con su terapia, va a la raíz: “El alma y las emociones son como telarañas. Me gusta la idea de pasar a la acción, salir de la zona de confort, elaborar un plan de trabajo ordenado para ir desbloqueando de raíz cualquier conflicto que no permite que avancemos. Ésa es mi misión”.

Creció en un hogar en el que hablar de crecimiento personal o de motivación era algo natural, por eso nada de esto le resulta ajeno y mucho menos, una moda. Con más de 15 años ejerciendo como terapeuta y conferencista, ha tratado a muchas personas y todas le han aportado experiencias y le han abierto ventanas para depurar su trabajo: “Lo primero es darnos  cuenta de cuál es la línea de evolución que queremos seguir, luego se trata de ayudar a limpiar ese camino. Lo físico y lo emocional van íntimamente ligados, por eso lo que se busca es sanar y romper de raíz todos los bloqueos energéticos”.

La propuesta de Mónica es personalizada (y confidencial) y el plan de sesiones dependerá de los temas que vayan a tratarse. Prima el libre albedrío para decidir profundizar o ir a nuevas etapas y descubrimientos. Es una terapia única, creada por ella, basada en los conocimientos científicos (Biología) ya que se aproxima al estudio del cuerpo, funcionamiento de órganos y limpieza celular. En paralelo, trabaja lo emocional y energético a través de tablas y gráficos diseñados para tal fin, además de beber de otras fuentes como la Biodecodificación, la Canalización Energética o las Constelaciones Familiares. Se podría definir como “Biología Emocional”.

Mónica realiza consultas privadas presenciales y a distancia (obteniendo el mismo resultado ya que el alma no tiene espacio físico). El estudio lo abarca todo, de manera transversal: cuerpo físico, energético, espiritual, emocional, causal, etéreo, sutil y astral. Aprendizaje y crecimiento, garantizados. “Todos vinimos a resolver historias. Pero ya basta de seguir buscando fuera, vamos a amarnos como somos y luchemos por nuestros sueños. El miedo puede impedir movernos, pero es importante saber que no tenemos límites. Todo se supera con actitud”. Ella es una experta en reconducirnos para ver más allá de lo evidente y aprender a confiar.

Profunda y afable, Mónica sonríe emocionada cuando habla sobre las mayores satisfacciones que le ha aportado su trabajo. Menciona en primer lugar a su madre, a quien acompañó como profesional y como hija a superar un cáncer, las obras benéficas en las que colabora, el infinito agradecimiento que demuestra la gente que asiste a sus conferencias o siguen su actividad, el trabajo con niños, las múltiples sorpresas diarias que recibe de sus pacientes, quienes “Me enseñan con actitud. Escuchar otras historias de vida es una bocanada de aire fresco para mí”, puntualiza.

Saber dónde se combinan ciencia y espíritu, alma y materia es algo tan mágico, como imprescindible. Es una de esas preguntas que siempre ofrece un abanico de respuestas y sabemos que cualquiera de ellas nos dará un vuelco. “Compruebo a través de la ciencia lo emocional. La mayoría de nuestros problemas son inconscientes. Si no nos conocemos interiormente, nos intoxicamos, si no sabemos cómo digerir ciertos hechos, se puede producir un colapso. Mi trabajo consiste en utilizar una metodología propia, basada en ciertos instrumentos que permiten ver y medir en profundidad lo que está pasando. A partir de allí, proponer un plan de acción para encontrar soluciones”.

Si hay algo que puede resultar muy seductor (para uno mismo y para otros), es percibirse en paz y equilibrio interior. Si llegamos allí, todo lo que ocurra en el exterior será un regalo. Por eso le preguntamos a Mónica algunos tips para ayudarnos a lograr ese estado ideal y “desandar” el camino. Ponernos las cosas más fáciles, vamos. Los podemos resumir en: Cambiar hábitos (adquirir unos nuevos y eficaces),  sonreír al despertarnos, enfocarnos en lo que nos aporta en la vida, cambiar pensamientos tóxicos por nutritivos, reeducar al subconsciente, decretar cosas positivas, disfrutar los pequeños detalles.

monica_Ciencia_y_emociones_3“Lo grande de la vida está en lo simple, no hay que estar fuera de uno para sentirse libre. Todo empieza y termina en nosotros y por eso la clave es hacernos responsables absolutos de nuestra vida”, expresa Mónica. Enfatiza en que los resultados de su trabajo tienen mucho que ver con ella, como profesional que se entrega al proceso, pero que también hay un porcentaje importante que debe venir del paciente: “Amo dar mis herramientas y ponerlas en práctica, para evitar convertirme en muletas, sino otorgar libertad”.

Creadora de bienestar, Mónica ha aprendido con el tiempo a “sacar lo mejor de lo peor” y a trasmitir a sus pacientes la idea de centrarse en el presente, el amor propio y el ejercicio de la espiritualidad y las emociones conscientes. “Mi terapia se basa en el amor y en la comprensión, no en el sufrimiento”. Es importante predicar con el ejemplo.  Comenta que la  vida de un terapeuta es compleja, autoexigente, “porque todas esas herramientas debemos aplicarlas primero con nosotros mismos. Ese es un acto de responsabilidad y compromiso con todos los que confían en nosotros”.

“Amo lo que hago, es mi oxígeno, mi trabajo es un deleite, un disfrute”, es la frase que resume el espíritu y la pasión que imprime Mónica Olavarría a su labor. Confiamos en que siga siendo así y que nuestras almas sean seducidas por el deseo de crecer, sanar y expandirse. Que así sea.

Antes de finalizar el mágico encuentro con Mónica Olavarría, le hicimos 4 preguntas:

¿Qué te seduce de tu trabajo?

Lo que más me seduce es el crecimiento de las personas. Acompañar un proceso de cambio y observar la evolución.

¿Qué es lo que más seduce de tu trabajo?

La atracción por lo oculto, lo intangible o lo inexplicable. Produce una gran curiosidad la forma de encontrar la raíz de las historias de vida y aportar soluciones.

¿Por qué Madrid Seduce?

Porque es una ciudad que une culturas, almas, corazones, experiencias y me ha dado lo más grande que tengo en la vida: mi hijo.

¿Cómo es el alma de Madrid?

Hermosa, próspera y llena de riqueza (y así los madrileños). Si nos detuviésemos más en valorar la belleza de la ciudad que tenemos y conocer sus raíces, sin duda estaríamos más contentos.

¿Dónde encontrar a Mónica Olavarría?

Teléfono: 722-189308

Facebook, Twitter, Linkedin

Comunicadora, blogger, espiritual y sibarita. Adoro los placeres cotidianos. Comparto experiencias, talentos y pasiones de la ciudad con amor y a través de los cinco sentidos en Madrid Seduce. Además, escribo contenidos apetitosos y soy Community Manager de gastronomía y estilo de vida.

Be first to comment

Leave a Reply