Un paseo por 18 calles curiosas de Madrid

calles curiosas de madrid

Madrid cuenta con más de 9000 calles. Ni siquiera el taxista más avezado las conoce todas. Sus aceras encierran vidas e historias que ninguna otra ciudad puede contar. Alguna de ellas han sido decorados de cine, parte de novelas de ensueño o un trozo de nuestras vidas. Hacemos un breve recorrido por las historias ocultas en el callejero. Dieciocho calles curiosas de Madrid nos aguardan en un viaje seductor.

calles curiosas de madridLa calle del amor

Calle de la Pasa

Ha sido siempre una calle trascendental para los enamorados de Madrid. En ella se situaba el arzobispado, una administración eclesiástica necesaria para formalizar los matrimonios de la ciudad durante siglos. Sin matrimonios civiles la aceptación de la Iglesia era necesaria para casarse y era en esta ubicación donde se expedían los permisos solicitados. Las gentes de Madrid, con mucha guasa, comenzaron a entonar la coletilla: “El que no pasa por la calle de la Pasa, no se casa.” Un testigo atemporal del amor en Madrid que ahora sirve de alojamiento para los arzobispos y cardenales de la capital.

calles curiosas de madrid

Foto de @madridesaciudadquefotografio

Cavando el porvenir

Cava Baja

Esta excelente ubicación tiene vestigios de asentamientos desde tiempos inmemoriales. Durante la ocupación musulmana formaba parte del Madrid extramuros. El arrabal de La Latina estaba expuesto a los continuos ataques. Sus habitantes tenían que cavar trincheras para protegerse de las escaramuzas del siglo IX al XI. En esta zona se construyeron las murallas protectoras de Madrid una vez fue reconquistada por los cristianos. Desde ese momento, el barrio se expandió en torno al muro defensivo. Su importancia radicaba en el comercio de la zona. En la Cava se apostaban almacenes municipales como el Peso de la Harina, además de la mágica convivencia de fondas, corralas y tabernas. Aún hoy en sus estrechas aceras conviven 50 locales en apenas 500 metros.

calles curiosas de madridLa dama de Desengaño

Calle Desengaño

Madrid tiene un halo nostálgico representado en calles como Desengaño, presente ya en el mapa de la ciudad impreso en 1656. En esta sinuosa parte de la ciudad sucedió un hecho que le dio nombre al lugar. Cuenta la leyenda que dos caballeros se dieron cita para reivindicar su honor mediante la espada. Uno de ellos, Caballero de Gracia, mereció otra calle contigua a la Gran Vía. El motivo era una bella mujer. El duelo transcurría con normalidad hasta que una dama perseguida por un zorro irrumpió. Ambos hipnotizados salieron a su encuentro y cuando llegaron a su altura vieron su rostro tapado por una mortaja: Se trataba de un espíritu errante. Los dos gritaron al unísono ¡Qué desengaño! La historia bautizó una calle castiza en la que se fusionan las mujeres del amor de saldo con propuestas gastronómicas y boutiques.

calles curiosas de madridUn guiño a la inocencia

Calle Payaso Fofó

Esta calle es una de las más carismáticas de Vallecas. En la anterior calle de los Monegros siempre ha habido mucha vida social y con su nuevo nombre ha sido identificada con cariño con el Rayo Vallecano, cuyo estadio reside en esta modesta calle. En 1977,  el barrio decide honrar a uno de los integrantes del trío de clowns más famosos de España: Gaby, Fofó y Miliki. Su muerte por hepatitis en 1976 dejó un hondo vacío en toda una generación de niños que adoraban a la familia Aragón en el programa infantil de TVE. Vallecas le ofreció una de sus mejores localizaciones y desde entonces nos recuerda a este entrañable personaje.

calles curiosas de madridAmor mundano

Calle Amor de Dios

La calle Amor de Dios es un clásico del barrio de las Letras. Ya está documentada en los relatos de Mesonero Romanos en el siglo XIX. En sus textos sale a la luz la irónica vinculación de la calle con el amor no divino. En la zona se encontraban algunos de los prostíbulos más reputados de aquel Madrid que ocultaba sus vicios. También el peso de la historia ha recaído en este lugar. A finales del siglo XIX se produjo una espectacular revuelta que terminó con una turba ante la embajada de Alemania en protesta por el conflicto de las dos Carolinas. También es un símbolo para los filipinos al albergar la residencia del libertador José Riza. Una calle más relacionada con el amor furtivo que con el amor de Dios que predica su nombre.

calles curiosas de madridSed de justicia

Calle de la Cabeza

En este lugar vivía en el siglo XVI un sacerdote adinerado con su díscolo criado portugués. El sirviente acuciado por deudas toma una medida desesperada. Decapita al cura y huye a Portugal con las ganancias. El cuerpo del delito nunca aparece. Esta circunstancia activa el regreso del asesino. Se pierde por el Rastro para comprar una cabeza de cerdo. Se la envuelven y la oculta bajo su capa. Pocos metros después, la cabeza del animal comienza a dejar un sospechoso reguero. Un policía le da el alto y el portugués no duda en enseñar el motivo de aquel sospechoso río rojo, pero en lugar de surgir bajo su capa la cabeza del cerdo, aparece el rostro del sacerdote asesinado. Conmovido por la visión, confiesa el crimen siendo ejecutado en la Plaza Mayor. Una calle con sed de justicia.

calles curiosas de madridLa calle de Quevedo

Calle del Codo

La calle del Codo es superviviente del Madrid medieval. Su nombre se debe a una genialidad del Marqués de Grabal que al contemplar su ángulo se le ocurrió que tenía forma de codo doblado. Esta calle fue testigo de un siglo de oro repleto de mujeres de la calle, espadachines o timadores. También recibía la visita de Quevedo que hizo célebre su manía de orinar en esta calle. A pesar de ello, su encanto medieval ha persistido entre los edificios de la plaza de la Villa. Vecina de la calle del Codo era la misteriosa Casa de la Cruz de Madera, de la que os hablamos en nuestro especial de San Valentín. En ella se localiza el Monasterio de las Carboneras, el cual lleva siglos adorando a una virgen hallada en una carbonería. Una calle con mucha historia comprimida en apenas 100 metros.

calles curiosas de madrid¡Sonríe!

Calle La Alegría de la Huerta

El barrio de los Ángeles es uno de los que tiene más salero en Madrid. Los nombres de sus calles nos evocan el buen rollo, nombres de canciones madrileñas y zarzuelas. Es una zona chulapa por excelencia. La Alegría de la Huerta es una zarzuela de Federico Chueca. La obra gira en torno a un tópico del género: dos enamorados clandestinos atrapados en respectivos matrimonios de conveniencia con final feliz. Sin embargo, el término Alegría de la Huerta se ha transmitido de generación en generación para designar de manera cómica a alguien vitalista y simpático. Por eso, cuando lees esta ubicación siempre se te dibuja una sonrisa.

calles curiosas de madridUn cómic hecho calle

Calle Tintín y Milú

En 1999, gracias a la insistencia de Juan Antonio Gómez Angulo, responsable del área de cultura del ayuntamiento, se decidió honrar a uno de los cómics más universales. La creación del belga Hergé ha traspasado las fronteras del espacio y del tiempo. Su obra introdujo en un mundo de fantasía y aventura a todas las generaciones desde entonces. Madrid quiso honrar su legado poniendo el nombre de su protagonista y su fiel mascota a una calle en la preciosa Alameda de Osuna.

calles curiosas de madridNostalgia St.

Calle Volver a Empezar

Es una de las calles de Madrid que encierra más poesía en su nombre. Se encuentra en Entrevías y denota una esperanza contagiosa en el futuro. No obstante, el motivo de su denominación no es tan abstracta. Se debe a una bella película inspirada en Asturias. El responsable de la cinta no podía ser otro que Garci. Su nostálgico film le valió un Óscar a la mejor película de habla no inglesa a comienzos de los 80’s. Un éxito sin igual que le llevó a merecer una parte del callejero de la ciudad. Aún hoy, la calle mantiene su sonoridad poética en esta zona obrera que también sueña con volar lejos y regresar a tiempos mejores. Algo que plasmaba brillantemente la película de Garci.

calles curiosas de madridInvocando a los dioses del Rock

Calle AC/DC

Pocas bandas del mundo escenifican el sentimiento de una ciudad. Ese es el caso de ACDC y Leganés. Su espíritu rebelde conjuga a la perfección. Ambos se enamoraron en un concierto en La Cubierta y desde entonces su pasión queda reflejada en un placa con su nombre en la calle de acceso a La Cubierta. Los visitantes de todo el mundo se dedicaron a robar la mítica placa durante años con un coste inesperado para la administración. Todos querían tener en casa la calle más significativa del rock después de Abbey Road. El ayuntamiento decidió facilitar placas de la calle para evitar el robo masivo del cartel. En Australia, Angus Young se sentirá orgulloso de ello.

calles curiosas de madridUna venganza divina

Calle Espíritu Santo

La calle Espíritu Santo encierra una historia un tanto mezquina. Durante el reinado de Felipe III, la minoría morisca de la ciudad se hacinaba en sus escasos 500 metros de longitud. En sus bajos se trapicheaba con todo tipo de vicios. Una parte de la ciudadanía temía y detestaba esta callejuela. Un suceso de difícil explicación desencadenó su historia. El relato cuenta que el tercer día de Pascua un rayo surgió de un día sin tormenta para devastar una de las viviendas moriscas. Los madrileños se alegraron de tal manera que catalogaron la tragedia como un hecho divino. Una manifestación del Espíritu Santo que fue honrada con una cruz que permaneció en la zona hasta 1820. Hoy en día es un lugar idóneo para comprar libros, comer cupcakes o saborear una deliciosa pizza argentina.

calles curiosas de madrid¿Dónde estará mi carro?

Calle Rompelanzas

Esta curiosa calle fue creada, según Mesonero Romanos, para comunicar Preciados y Carmen ofreciendo una entrada al Convento del Carmen en 1575. A su lado ha florecido una de las millas de oro de Europa, pero en sus inicios era una calle repleta de baches. Este hecho provocaba que el eje de muchos carruajes se rompiera. El eje es llamado lanza y por ese motivo tan acertado la calle pasó a ser llamada de esa manera. Los sucesos que desencadenaron la acepción popular de esta nomenclatura fueron los accidentes del corregidor y el del presidente del Consejo de Indias, prominentes celebridades de la época. La calle poco a poco fue adquiriendo otro matiz y dando paso a los peatones durante el siglo XX.

calles curiosas de madridUn rinoceronte en la corte de Felipe II

Calle de la Abada

Una serie de surrealistas circunstancias provocó un suceso tan insólito que aún permanece en el callejero de la ciudad. En el siglo XVI, según la leyenda, llegaron a Madrid unos portugueses que montaron una barraca de feria en la zona entre Gran Vía y Sol. Traían consigo una abada o rinoceronte. Este exótico animal conmocionó Madrid y todos sus habitantes pagaron dos maravedíes por verla. Un joven vecino le daba de comer a escondidas. Un mal día le ofreció pan caliente sin esperar que le quemara la lengua y se desbocara. Le mató y se escapó de la tienda dejando a su paso 20 muertos y una historia escrita por Quevedo sobre unos bravos madrileños que salieron en su busca y solo fueron capaces de atacar a un carro de heno. Finalmente, el animal fue cazado por los portugueses y la Santa Hermandad, la policía de entonces, en Vicálvaro.

calles curiosas de madridParaíso vegetariano

Calle de la Lechuga

En tiempos de pasión por lo healthy no podía faltar esta calle en Madrid. Lleva en pie desde antes de la confección del plano madrileño de 1656. Debe su nombre a que en sus aceras se apostaban los puestos de verduras de la ciudad, convirtiéndose en el oasis vegetariano en aquellos tiempos. En realidad también existió otra calle Lechuga, que curiosamente era el asentamiento de un huerto que luego dio lugar a la bella Plaza de Santa Ana. Esta desaparecida calle está documentada por Mesonero Romanos. Se cree que desapareció en tiempos de dominación francesa como parte de la remodelación urbanística de José Bonaparte.

calles curiosas de madridCallejero y Religión

Calle del Amor Hermoso

Una pintoresca calle ubicada en Usera. Como en gran parte del callejero madrileño, la religión determina muchos de los nombres de sus calles. En este caso queda latente puesto hace mención a la Virgen del Amor Hermoso, patrona de unas grandes fiestas en Humanes. Nosotros, con el paso de los tiempos, hemos recogido el sonoro nombre a través de la expresión “Madre del amor hermoso”, una frase viejuna que nos conduce a esta coqueta calle de un barrio en expansión.

calles curiosas de madridRecuerdos de La Inquisición

Calle de las Tres Cruces

El nombre de esta calle nos traslada a tiempos oscuros. Rinde tributo a la construcción de tres cruces que recordaban la quema de tres acusados de herejes. Estaban condenados a muerte por profanar una figura de la virgen. Desde el siglo XVII comienza a llamarse así debido a la presencia de las cruces. A finales del siglo XIX, las cruces desaparecen y la posterior creación de la Gran Vía le acotan su recorrido hasta Jacometrezo lindando para siempre con la nueva y fascinante calle que ha nacido hace poco más de un siglo.

calles curiosas de madrid

Foto de @madridesaciudadquefotografio

El estanque perdido

Calle del Pez

Esta calle ha sido símbolo de la modernidad de Malasaña, plató de cine e inspiración de nuevas tendencias. Allí ha pasado de todo. En la zona existía un palacio con un estanque perteneciente a un cura con dividendos. Una vez al mes, abría sus puertas para que sus vecinos admirasen los peces de su estanque. Felipe II compró la finca y construyó pisos respetando la fuente originaria que aún estaba en pie cuando un cortesano la adquirió. Durante la reforma, el agua cristalina del estanque fue desapareciendo y los peces murieron (El último, en manos de la llorosa hija del propietario). En su honor hizo labrar un pez en la pared y un cartel que rezaba: Calle Pez. A pesar de ello, se metió a monja en el contiguo convento de San Plácido, donde murió antes de que se convirtiese en el hogar del demonio según un exorcista.

Be first to comment

Leave a Reply