Madrid, plató de cine: 14 postales de celuloide

madrid es un plató de cine

Escenas de celos, amores, sexo o violencia surcan las mil historias que suceden en Madrid cada día a través de las películas que nos han hecho soñar con atardeceres brillantes o dramas en Technicolor. Cada año se rueda una infinidad de películas en nuestra ciudad. Por eso, Madrid es un plató de cine y hemos elegido 14 postales de celuloide para archivar en la retina.

madrid es un plató de cineAbre los Ojos – Alejandro Amenábar – 1997

Un Madrid onírico que se torna en pesadilla. Como la vida misma se desarrollaba este thriller psicológico que gobernaban un imberbe Eduardo Noriega y un talentoso Alejandro Amenábar. Tras Tesis, ambos se unían de nuevo en 1996 para afrontar un libreto con giros argumentales que trataba el tema de la vida tras la muerte, la criogenización y los juegos macabros de la mente para sobrellevar el dolor emocional. La película dejó un gran de sabor de boca y una escena definitoria de Madrid para la eternidad: Una fantasmal Gran Vía a los pies de un aterrorizado Eduardo Noriega.

El rodaje de la escena se produjo durante el puente de la Paloma de 1996. La intención de la productora era realizarlo de la manera más económica posible. A pesar de su impecable ejecución no estuvo exenta de problemas. El ayuntamiento le concedió al equipo una exigua licencia que les permitía rodar únicamente de 4 a 8am. La situación era complicada por la ausencia de luz y por ese motivo se prolongó durante dos horas más pese a la insistencia policial. La anécdota del día la protagonizó un cura que se coló en la escena y otra de Santiago Segura. El director de Torrente casi arruina la toma tras intentar cruzar la calle tras una noche de fiesta por Malasaña con unos amigos. Aún hoy se aprecia en un momento como al fondo del plano se agolpa una multitud tras una valla. A pesar de estos pequeños inconvenientes nadie olvida esa Gran Vía desierta.

madrid es un plató de cineLa ciudad no es para mí – Pedro Lazaga – 1966

Más allá de gustos personales o modas pasadas, La ciudad no es para mí es una cruda metáfora para quienes no somos gatos. Por eso, la imagen de Paco Martínez Soria entre los carriles de la calle Alcalá con la Cibeles de testigo nos es familiar. Todos nos hemos sentido tan perdidos como el genial cómico aragonés en esta película que supuso el mayor éxito de taquilla en aquellos grises años 60. La cinta reflexiona sobre el contraste entre el campo y la ciudad en pleno éxodo rural del país. La nostalgia y una moral un tanto “ñoña” son los alicientes de un film que no convencía del todo al productor Pedro Marsó. Instantes antes de su estreno en el Palacio de la Prensa de Gran Vía, Marsó echaba pestes de lo grabado calificándolo de basura. Paco Martínez Soria confiaba en el producto y le ofreció comprarle la peli por algo más de 4 millones de pelas, una fortuna de la época. Marsó decidió arriesgar y eso le supuso embolsarse 73 millones.

madrid es un plató de cinePepi, Lucy, Bom y otras chicas del montón – Pedro Almodóvar – 1980

La ópera prima del director manchego es -como casi toda su obra- una bitácora del Madrid más underground, sobre todo en sus inicios. En esta cinta se narra uno de los hechos más significativos de la Movida: el Fabrik madrileño de las Costus. La grabación de la película se produjo en la casa de estos dinamizadores de la Movida. Enrique y Juan José fueron quienes pusieron en contacto al director de la película con Alaska, una menor de edad en aquel momento que fue acogida por los artistas. Con su muerte se fue la Movida, Enrique murió de Sida y Juan José de pena un mes después. Una joven Carmen Maura y la propia Alaska saltaron al olimpo del éxito tras una impactante escena de lluvia dorada que provocó ríos de tinta. No se trata del orín de Alaska. La escena se grabó con cerveza y una pera de farmacia. Los problemas para financiarse aplazaron el resultado final un año y medio. Ese Madrid fugaz tan trasgresor y salvaje es captado con gran frescura por parte del director. Las escenas de esta película son un alegato contra la estrechez de miras cultural que en ciertos casos aún padecemos.

madrid es un plató de cineDoctor Zhivago – David Lean – 1965

Hubo una época en que Hollywood era una auténtica fábrica de sueños. Ese Hollywood dorado también pasó por Madrid. Su primera incursión fue un Alejandro Magno de 1955 interpretado por Richard Burton, luego llegaron El Cid, Espartaco, La Caída del Imperio Romano, 55 días en Pekín, Rey de reyes y, sobre todo, Doctor Zhivago. El clásico adaptaba la novela de Boris Pasternak con la maestría de David Lean y Omar Sharif, que venían de conquistar el mundo con Lawrence de Arabia. Para recrear el ambiente de la URSS, Madrid se convirtió al bolchevismo en Canillas. Cerca del cementerio de este barrio se expandía un descampado que fue aprovechado para construir las falsas calles de Moscú que se quedaron impresas en nuestras retinas hace tanto tiempo. Incluso el recordado tranvía se construyó ex profeso para la ocasión. Más de 5000 extras que cobraban 1500 pesetas diarias participaron en el rodaje. Curiosamente, en unas de las escenas debían cantar a coro La Internacional. Muchos lo hicieron con gusto pues eran antiguos veteranos de la guerra civil que combatieron en el bando republicano.

madrid es un plató de cineLa Comunidad – Álex De La Iglesia – 2000

Una de las mejores parodias de la idiosincrasia de Madrid y sobre todo de este país. Avaricia, envidias y sangre forman parte de este thriller que supuso un gran éxito en la carrera del director vasco. La trama se inicia con el descubrimiento de un maletín con 300 millones de pesetas por parte de una sensacional Carmen Maura que saca lo peor de una comunidad de vecinos convencional. El edificio donde se desarrolla el rodaje se encuentra en la calle Desengaño. Había sido utilizado por De La Iglesia para ubicar el hostal donde se aloja el personaje del fallecido Álex Ángulo en El Día de la Bestia. La escena más recordada de La Comunidad es la lucha a muerte entre Jesús Bonilla y Carmen Maura en la espectacular azotea del edificio con unos caballos de bronce de testigo. Esta localización corresponde al Ministerio de Educación, en la calle Alcalá, que fue testigo de una película que ganó la Concha de Oro en el festival de San Sebastián.

madrid es un plató de cineNoviembre – Achero Mañas – 2003

La gracia de esta película residía en retratar el presente como pasado con un falso documental realizado en un futuro incierto. Achero Mañas retrataba con maestría a una banda de artistas de teatro que querían hacer teatro del arte o una versión más extremista en la que fundían la vida real con su disciplina artística. La película nos cautivó por sus reivindicaciones de un arte más libre y en contacto con la gente. Además, sus localizaciones en Preciados o en la Puerta del Sol nos hacían soñar despiertos con el grupo Noviembre y sus locas performances. La película no pasó desapercibida en San Sebastián, donde se premió a Mañas con el premio del jurado a directores noveles.

madrid es un plató de cineMoulin Rouge – Baz Luhrmann – 2001

Este retrato onírico del París del siglo XIX fusionaba el mítico cabaret parisino con una estética hindi y música pop. Todo ello envuelto en una historia de pasión protagonizada por Nicole Kidman y Ewan McGregor. El director venía de filmar cinco años atrás Romeo+Juliet y su melosa forma de grabar atrajo a dos iconos del cine que ya habían coqueteado con la música. Esta historia de amor musical nos traslada a París. Pocos podrían adivinar que el bohemio Montmatre que aparece en la película tiene alma castiza. Así es, las últimas escenas grabadas en interiores están localizadas en nuestra ciudad. Esta curiosidad se debe a que Ewan McGregor se encontraba inmerso en el rodaje de El Ataque de los Clones mientras Nicole Kidman grababa Los Otros. Un retraso en los planes de rodaje y la necesidad de cuadrar las agendas de los protagonistas propició que Madrid se transformara por unos días en el París más iconoclasta.

madrid es un plató de cineLaberinto de pasiones – Pedro Almodóvar – 1982

De nuevo, Madrid como atrezzo del incipiente talento de Pedro Almodóvar. La película cuenta con un inspirado Imanol Arias y los personajes de la Movida más musical. Coincide en el tiempo con los escarceos musicales del director con McNamara de los que saldrían temas como La coca, Quiero ser mamá o Gran Ganga, la canción que interpreta un Imanol “almodorizado” en la película. La escena que abre esta locura visual es la más iconoclasta: Se ve al protagonista con pelo cardado paseando por el Rastro de los 80’s y acercándose a La Bobia. Este bar de culto permitía fumar porros ante lápidas customizadas como mesas, como bien recuerda quien vivió esa era de libertad. En la película, sirve como punto de encuentro de histriónicos personajes que terminarán por formar una banda con un trasfondo de sexualidad abierta, muchas drogas y desfase. Hoy en día, ese rincón idílico de La Latina lo ocupa una sidrería asturiana de mismo nombre y la pared intervenida por la genial galería Swinton & Grant.

madrid es un plató de cineLucía y el sexo – Julio Médem – 2001

A pesar de que lo más reconocible de la película son las aguas cristalinas de Formentera, la película se inicia en un Madrid romántico y onírico que frecuenta lugares como el Pepe Botella del 2 de mayo. En sus calles se pierde el corazón de una camarera encarnada por la bella Paz Vega que siente una pasión arrebatadora en Conde Duque. El decorado del nido de amor de la pareja no escondía su cercanía a la singular Plaza de las Comendadoras, donde ambos jugaban al amor hasta que Lucía decide dejar Madrid atrás y sumergirse en la luz mágica del Mediterráneo. Una película que hace guiños al Madrid romántico.

madrid es un plató de cineTesis – Alejandro Amenábar – 1996

Otro debut destacado de un director de prestigio internacional. Tesis supuso un antes y un después para Alejandro Amenábar y Eduardo Noriega. El film muestra el ambiente universitario un tanto empollón de los 90’s en Madrid. Los entresijos de la ciudad universitaria se cuelan en esta cinta de culto en todo su macabro esplendor. El argumento gira en torno a las películas snuff, tan en boga en aquella época. El decorado corresponde a la facultad de Ciencias de Madrid y fue rodada en agosto aprovechando la ausencia de estudiantes. Aún hoy conmueve la actuación de Ana Torrent y su cara de pánico antes de ser asesinada. La ya mítica película se alzaría con siete Goyas en la edición de 1997.

madrid es un plató de cineAzuloscurocasinegro – Daniel Sánchez Arévalo – 2005

Otra ópera prima de un gran director que ya había causado expectación con sus cortos y sus participaciones en series míticas de televisión. La historia de superación y sueños frustrados que cuenta su guión, sirvió para lanzar la carrera de una nueva generación de excelentes actores comandada por Quim Gutiérrez. El actor catalán daba vida a uno de esos jóvenes encerrados en una cruda realidad cuyo futuro pulula por Madrid. Sus opciones vitales se reducen a cuidar de un padre enfermo y ser excluido socialmente por su escasez de ingresos. No obstante, en la terraza de su piso ubicado en el barrio de Sanchinarro con vistas al Pirulí, sueña con una vida mejor. Un retrato de los anhelos que se pierden en los bloques de esta ciudad de barrio llamada Madrid.

madrid es un plató de cineLa Saga OO7 – Varios directores 

Desde Rusia con amor se grabó durante 1963 y es uno de los títulos favoritos de su protagonista, Sean Connery. El mítico agente secreto al servicio de su majestad no podía perder la oportunidad de visitar Madrid. La película inició su rodaje en Estambul y tenía previsto rodar una escena en una alcantarilla con ratas cubiertas de pólvora en Londres. Las exigencias de las autoridades británicas acercaron a Bond a Madrid, donde un coleccionista local de roedores prestó de manera increíble 200 de sus ejemplares. Algunas de ellas se escaparon y se dieron una vuelta por el Madrid de los 60’s. En otra película, Roger Moore también se paseó por la ciudad encarnando a James Bond en Solo para sus ojos; pero quien hizo más ruido mediático fue Daniel Craig en Quantum of Solace, película en la que el épico agente secreto recorre Madrid en el año 2008.

madrid es un plató de cine

El Ultimátum de Bourne – Paul Greengrass – 2007

La saga Bourne amenaza con hacer sombra al mismísimo 007 y no pudo resistir pasearse por las calles de Madrid. Rodada del 2 al 6 de mayo, el agente Bourne llega en tren a la cinéfila estación de Atocha para después hacer de las suyas por la Castellana, el viaducto de la calle Bailén y la plaza de Santa Cruz. Todos recuerdan estas secuencias del mítico agente. El Bourne más castizo dejó huella en la capital que cuenta esta película como un acto de gran proyección internacional.

madrid es un plató de cineEl Madrid del año 2000 – Manuel Noriega – 1925

Según muchos estudiosos, se trata de la primera película rodada íntegramente en la capital. Madrid no era un plató de cine a principios de siglo por diversos motivos, aunque posteriormente se desarrolló una poderosa industria cinematográfica. Esta icónica película narra un Madrid futurista en pleno año 2000, algo que ahora, en plano siglo XXI ya no impresiona, pero que supuso un gran impacto en los años 20’s. Manuel Noriega argumentaba en su película un Madrid próspero convertido en puerto de mar, transformando el Manzanares en un canal al estilo de Suez o Panamá. Un tierno delirio futurista de otros tiempos para cerrar nuestro paseo por una ciudad de celuloide. Madrid es un plató de cine, que alberga infinidad de seductoras historias.

Be first to comment

Leave a Reply