Brindar | Días de vino, cine…y chimenea!

vinos cine y chimenea madrid

El erotismo atrae porque juega a la ambigüedad, no es descarado y deja una parte de acción a la imaginación del espectador. Digamos que, como nos pasa a todos, necesita una excusa. Una copita de vino es cuasi perfecta. Por todo ese trabajo que hace la cultura del vino y la perversa y maravillosa mente del espectador que hace el resto… El cine hace que recordemos escenas de vino y chimenea que terminan en “incendio”, pero también visitas a bodegas sin chimenea que terminan en noches fogosas. El vino es un argumento ideal para que los protagonistas socialicen “y lo que surja”.

Aquí hay una lista de películas para ver con vino y con alguien. El frío del invierno no es insoportable, sólo hay que canalizarlo. Manta, buenos abrazos y el mando en la mano. Películas que invitan a descorchar…

vinos cine y chimenea madridEl Secreto de Santa Vittoria (EE.UU., 1969): clásica producción hollywoodiense en un pueblecito del Norte de Italia y con Anthony Quinn a la cabeza. Campaña de promoción de los vinos italianos que las tropas alemanas quieren requisar tras la II Guerra Mundial y que unen a un pueblo entero en la misión –comedia- de esconder un millón de botellas donde todo vale. Ideal para acompañar con vino alegre como el cava, blanco o rosado.

vinos cine y chimenea madridEntre copas (EE.UU., 2004): marcó el sector porque desvistió de galas el vino. Hizo que el cabernet sauvignon se sometiera al pinot noir. Y fue galardonado en los Oscars por un guión que mezclaba el estilo de roadtrip (en Satna Bárbara, California), el drama de la crisis de la mediana edad, dejando un gusto final de oda a la vida, a la amistad y al amor. Cualquier pinot noir o vino más desconocido es genial para redescubrir también nuestros gustos.

vinos cine y chimenea madridUn buen año (EE.UU., 2006): genial historia donde el amor y el vino ganan la partida de una agenda dedicada al trabajo, a la inmediatez, a la competencia constante. Un banquero inversor hereda un viñedo que resulta ser un remanso de paz, donde se reencuentra consigo mismo y descubre el valor del cultivo de la vid y de la vida. Por eso proponemos un rosado, de historia de amor, pero también como vino a redescubrir y que a veces olvidamos.

vinos cine y chimenea madridBottle Shock (EE.UU., 2008): Comedia histórica muy seria. Steven Spurrier, inglés que regentaba una vinoteca en París en los años 70, puso en jaque la calidad y valoración de los vinos de Francia respecto a los vinos de otros países en una cata a ciegas, en la que los de California fueron mucho mejor valorados. Hito en el mercado del vino que se ha denominado el “Juicio de París”. Vinos de California o del nuevo mundo (Chile, Argentina, Australia, Nueva Zelanda o Suráfrica) son perfectos para acompañar este retrato setentero.

vinos cine y chimenea madridTú serás mi hijo (Francia, 2011): podría ser una película española por la escena tan habitual de las bodegas que se enfrentan al cambio generacional. Suele, además, coincidir con una crisis padre -emprendedor y fundador- con sus hijos quienes beben y hablan en otros términos. Drama de vino tinto con madera pero de nueva generación (etiquetas modernas).

Festivales de cine y vino que brotan porque es un género de cine social, filosófico, que sirve para contar dramas, comedias, documentales, en las que se usa el vino como brindis conector de historias y gentes, de geografía y cultura, de amor y odio. El cine llena la copa de vino. Terminamos con esta frase memorable del cine en la que Aquiles le dice a Héctor: “Ve a casa, Príncipe. Bebe vino y haz el amor a tu esposa. Mañana tendremos una guerra.” (Troya, 2004).

Be first to comment

Leave a Reply