Bitácora de la cerveza artesanal en Madrid

cerveza artesanal en madrid

El antiguo caldo de los egipcios se ha convertido en parte de nuestras madrileñas vidas. En los últimos años, una revolución artesanal ha aupado nuevos sabores y tendencias en el universo de la cerveza y esas audaces recetas han hecho posible que la alta cocina se maride con ella o que podamos elegir el sabor de nuestros momentos cerveceros. Las propuestas se disparan en Madrid y hemos buceado en locales, bares, tiendas y marcas donde la calidad y la creatividad son protagonistas. Bienvenidos a la bitácora de la cerveza artesanal en Madrid.

Locales pioneros de cerveza artesanal

cerveza artesanal en madrid

Cerveza La Virgen

Madrid es una referencia en cuanto variedad y calidad del brewing, como se puede comprobar en un paseo por las cervecerías más trendy de la ciudad. No siempre ha sido así. La Tape fue uno de los primeros locales que apostaron por la artesanía cervecera introduciendo a Malasaña en una nueva era. Sus grifos han destilado las mejores referencias maridadas con una creativa cocina mediterránea. Por sus mesas han paseado las diferentes versiones de La Virgen, cerveza pionera en el brewing madrileño, que cuenta con varios espacios para perderse en las burbujas birreras.

Su fábrica de Las Rozas es un paraíso para el amante de las bebidas lupuladas. En él puedes descubrir los secretos de la producción artesanal, sentir la cerveza en primera persona y degustar un concepto muy casual de comida ideal para maridar con sus cervezas. Además, cuenta con un corner en el Mercado de Vallehermoso, rodeado de buenas propuestas culinarias. Allí, sus sabores tienen el decorado castizo que tanto las define. Y por si fuera poco, se suma la reciente apertura de sus tap rooms, lozalizados en los barrios más punteros de la ciudad: El Callejón de la Virgen (Malasaña), La Fuente de La Virgen (Lavapiés), El Mural de La Virgen (Chamberí) y La Charcutería de La Virgen (Ponzano).

Otro lugar pionero es la Fábrica Maravillas. Este coqueto local no esconde sus cubas cerveceras, en las que destilan ambrosías líquidas producidas por ellos mismos. Desde su irrupción, Malasaña no se entiende sin su aroma a lúpulo y malta.

Clásicos imperecederos

Una caña no es un vaso de cerveza, es un modo de servirla. Este lema tan gato proviene de El Enfriador, un lugar de culto para los cerveceros que muestra la pasión de la ciudad por este oro líquido. Lugares como La Ardosa explican el romance de Madrid y la cerveza antes de la llegada de la cerveza artesanal. La Ardosa lleva sirviendo sus vermuts y cervezas en la calle Colón desde 1832. Tiene el honor de ser el primer lugar en Madrid donde se pudo saborear la stout por excelencia: la mítica cerveza Guinness.

Ha pasado el tiempo y el Fogg Bar de la calle Moratín sigue dando con la tecla exacta para embrujarnos: cervezas y decoración vintage. A ello contribuye su sabia decisión de maridar las mejores referencias artesanas con quesos con DO o hamburguesas gourmet. Incluso más bohemio que Fogg es el clásico Chinaski de Lavapiés. En su barra se han apostado muchos intelectuales y soñadores ante una buena cerveza. Quizás su aire nocturno haya inspirado las musas de alguno de ellos.

Después de este imprescindible, llega el turno de descubrir un clásico como El Pedal. Se encuentra en Argumosa, una zona para disfrutar de las terrazas de Lavapiés. Esta cervecería apuesta por el talento de las microcervecerías y por la creatividad de sus recetas en su excelente selección de cervezas.

La bohemia explica muchas de las claves del estilo de vida de Madrid. Por eso, El Sifón, es un lugar tan castizo. Un lugar tan refinado como las burbujas de su carta de cerveza artesanal. Su terraza es toda una tentación, pero su interior en forma de viejo colmado es irresistible. Vermuts, vinos madrileños, delicias de todos los rincones del mundo y sus birras artesanas le hacen estandarte del Madrid neocastizo con guiños modernos en la Plaza del Rey en Chueca.

Maridajes de pasión cervecera

Numerosas propuestas gastronómicas surgen al calor de la pasión entre los madrileños y la birra. Una de las más destacadas es El Sainete. El hogar de creación del chef Fran Vicente tiene alma cervecera. En el local se maridan sus platos con una carta centenaria de brillantes referencias y más de 20 grifos destinados a delicias poco conocidas llegadas de todo el planeta y renovadas cada semana. Esta catedral de la buena vida también produce cerveza propia que puede degustarse en sus laberínticas cuevas.

Pocas veces un restaurante posee su propia cerveza artesana de calidad. Sucede con un local que se ha convertido ya en parte de Madrid y cuya decoración post-industrial fusiona nuestra ciudad y NYC. Mad Grill es mucho más que comida gourmet de inspiración americana y suculentas hamburguesas, también es la productora de una exquisita línea de birras. Mad Brewing es fábrica, barra y cocina y siempre sorprende por la audacia de sus recetas y el colorido packaging de sus cervezas. Destacan unas Ale, Red Ale, Saison o una Wheat IPA fuera de lo común.

Brew Wild Pizza Bar nace como una apuesta de integrar a una de las cerveceras más importantes de España (La Quince Brewery), con una de las mejores tiendas de cerveza artesanal de Madrid (Labirratorium) y un fotógrafo de craft beer (Ber Xposer). Este espacio nace en el trendy Barrio de las Letras para rendir culto a las pizzas caseras al más puro estilo siciliano y una cuidada selección de cervezas nacionales e internacionales.

cerveza artesanal en madrid

Bocadillo y Mustache en La Casa Tomada (Foto: LCT)

El maridaje salvaje entre bocadillos gourmet de alma viajera con la mejor selección de cervezas artesanales se produce en La Casa Tomada. Sus versos diseminados, abren sus estrofas a las recetas más sabrosas de la nueva artesanía cervecera, porque cuentan con una exquisita y variada selección.

Más cervecero aún es Jimbo Smokehouse, otra deliciosa creación de Mad Grill. Posee diez grifos de sabor inigualable apostando por cervezas de difícil acceso. A pesar de sus sabores imponentes, las bebidas no son capaces de eclipsar una cocina contemporánea con muchos matices.

Otro ejemplo de sabrosa fusión entre la cerveza y la gastronomía más castiza es el Pez Tortilla. Su local en la calle Pez es una tentación donde se conjugan más de 30 cervezas artesanas con tortillas y croquetas de aroma tradicional.

Stuyck & co tiene también una pasión contagiosa por los maridajes más desenfadados con una gastronomía internacional emparejada con deliciosas cervezas seleccionadas por su calidad y por su concepto artesanal. Catorce grifos desafían a los más cerveceros de Malasaña.

Locales con alma artesana

Tap Room es una barra diferente. Con 40 grifos es una enciclopedia de la cerveza artesanal en un entorno urbano, lleno de tendencias capaces de hacerte sentir en casa. Ladrillo visto, sofás de cuero y cierto aire industrial sirven como atrezzo de una velada de exaltación de la buena cerveza. Una fusión entre lo natural y la ciudad que se manifiesta también en su cocina diversa y multicultural.

Si buscas algo único, Irreale podría convertirse en un lugar muy frecuentado por ti. Este local fue uno de los primeros en ver la irrupción de la cerveza artesanal y ofrecer 12 grifos y más de 30 referencias artesanales desde 2012. Desde el día que abrió sus puertas siempre ha sido indómito, huyendo de etiquetas y marcando tendencias. De la cocina de su neo taberna surgen delicias informales que transforman una mera tarde de cañas en un lujo reservado para las papilas más marchosas.

cerveza artesanal en Madrid

Kâlla Cervecería

En Källa, se aúna producción artesanal propia, una selecta carta de cervezas y una cocina casual para acompañarlas en un local de inspiración nórdica. En pocos lugares podrás encontrarte tan cerca el origen y el final de su IPA, su Ale o su Lager autóctonas. De la cava a la mesa directamente, junto con bocadillos de roast beef o deliciosos hotdogs de autor.

La Buena Pinta es un tributo a la cultura cervecera oculto en el multicultural Mercado de San Fernando. En sus estanterías puedes encontrar las referencias clave del mercado europeo desde Bélgica a Alemania o República Checa, así como las nuevas etiquetas estadounidenses o las botellas más seductoras del pujante brewing español. Además, te permite sumergirte en sus sabores y conocimientos a través de catas, maridajes y presentaciones.

Cerveza y proximidad, dos conceptos con un abanderado en Madrid. Nos fascinan sus seis grifos rotativos y su deslumbrante nombre que define una actitud y un movimiento: Craft Against the Machine. En este lugar se vive la cerveza y es idea para descubrir las delicias nacionales y madrileñas que causan sensación. Sus exquisitas tostas y sus tapas convierten cualquier maridaje en una experiencia directa al paladar.

Cada vez más, antiguas y nuevas tabernas actualizan el concepto de la cerveza a través de una fascinante apuesta por el brewing.

Mucho más que tiendas

cerveza artesanal en Madrid

Bee Beer (Foto: @caviles)

Atravesar las puertas de BeeBeer es fascinarse por la cultura de la buena cerveza artesanal, ahondar en su larga historia y descubrir nuevos sabores. En este exquisito espacio de Chueca, desde hace casi 2 años,  maridan grandes referencias birreras con catas en las que enamorarse de sus sabores en forma de quesos o embutidos. Además, cuenta con cuatro cervezas de producción propia: Coronel Mostaza, Doctor Insólito, Craft Dogs Ale y Agente 99, presentes todas en nuestro rankings de favoritas.

Una tarde en BeeBeer nunca sabes cuándo termina. Comienzas rebuscando entre su ingente catálogo, después pasas a un momento de picoteo o maridaje en torno a su barra y terminas uniéndote a un camino de descubrimiento de experiencias, sabores e historias inesperadas. Sentir la cerveza de esa manera sólo es posible en lugares como BeeBeer. Todo un viaje iniciático.

BeeBeer tiene una deliciosa vecina en la calle Pelayo: La Buena Cerveza, un clásico del barrio y sus catas son toda una enciclopedia de la mejor birra. Además, cuenta con una enorme selección de grandes y pequeñas productoras artesanales.

Lugares como La Tienda de la Cerveza existen con cuentagotas. Sus numerosas e innovadoras actividades le han servido para llevar el mundo del brewing a otro nivel, conectando a aficionados y curiosos con las variedades y formas de producción predominantes en el mundo.

Por su parte, Labirratorium es un centro cervecero capaz de inspirar nuevos brewers por sus encendidos debates en degustaciones y presentaciones, su apuesta por las cervezas diferentes y la posibilidad de obtener todo lo necesario para elaborar tu propia cerveza casera. Este laboratorio comparte pasión con Beer Garden, un salón de estilo inigualable guarda en su interior las cervezas artesanas más sugerentes y una decoración elegante acorde con la sofisticación de sus catas y maridajes.

Si quieres disfrutar en casa de las cervezas más singulares y las novedades más inesperadas, te encantará Más que cervezas. Un catálogo digno del elogio etílico. Otro hotspot es Birra y Paz; los paseos por el Retiro son otra cosa cuando te pasas por esta tienda situada en la zona de Ibiza, que ofrece un sinfín de actividades como degustaciones de hidromiel, catas o presentaciones de nuevas adquisiciones.

Aunque el pionero de estos tipo de tiendas es La Deliciosa. Este auténtico superviviente lleva desde 1862 llenando de cerveza la zona de Pueblo Nuevo. Su estilo y su buen criterio la convierten en una visita obligada para el cervecero más sibarita. Una ruta por la buena cerveza siempre nos conducirá hasta Cervecissimus. Allí, te enamorarán sus 500 variedades de ambrosía cervecera o sus catas pero también aprenderás a producir y sentir tu propia cerveza o disfrutar de su growler station con sus barriles take away. La birra respira en Madrid a través de estas tiendas convertidas en los pulmones  de la artesanía cervecera en la ciudad.

Alquimia artesanal

Madrid ha experimentado una sonora revolución de la cerveza artesanal gracias al camino emprendido por visionarios que vieron un páramo que llenar con sabor y colorido. Las marcas que nos cautivan son frutos de apasionados birreros que comenzaron a experimentar, pasaron a ser nómadas o a aliarse con alguna productora y después dieron el salto a los mejores grifos y a las barras más selectas.

El ejemplo más castizo es La Cibeles. Todo en ella es una oda a Madrid, desde la diosa que le da nombre y sentido a su etiqueta hasta el agua del Canal de Isabel II que sirve para darle su característico sabor. Desde 2010 (y con David Castro como artífice), sorprende con sus versiones de Ale, Stout, castañas, morena, rubia o trigo que son ya un clásico de Madrid y se degustan cada vez en más lugares.

La Virgen es otra de las referencias mas destacadas y reconocidas del brewing madrileño. Surge en San Francisco, donde César Pascual y otros enamorados de la cerveza artesanal trabajaban en Publicidad y observaron el poderío de la artesanía cervecera americana y quisieron trasladarla a Madrid. Desde 2011, de su fábrica de Las Rozas brotan unas etiquetas tan seductoras como el contenido de su Jamonera, la deliciosa 360, su clásico invernal con esencia de castañas, la Pale Ale mejor adaptada a los calores de Madrid llamada Veraniega, su deliciosa IPA o su clásica Lager. El rostro de la cerveza artesana más castiza se sirve en una infinidad de locales madrileños.

Mustache sorprendió desde sus inicios con las etiquetas y valientes recetas con las que se presentaron en sociedad. La visión de Óscar Castellana tras estudiar un MBA y observar la efervescencia de este mercado -y el apoyo de dos valientes socios- dio lugar a tres variedades que llamaron la atención por sus sabores desconocidos. Unas joyas elaboradas con osados ingredientes nunca vistos como la Negra Marinera, que contiene agua de mar proveniente de las Rias Baixas. También es una sorpresa continua en el paladar la Mustache Rosa cuyo cuerpo de frutos del bosque ofrecen un bouquet irresistible. Su catálogo varía pero siempre mantiene la Blanca de Trigo, una delicia en la que navegar en sus sabores únicos.

cerveza artesanal en madrid

Freaks

Freaks es la osadía llevada al extremo más sabroso. Lleva la irreverencia por bandera y por eso es una nómada convencida, que elabora en diferentes entornos adaptados a las necesidades de cada receta. Sus etiquetas llevan alucinando a Madrid desde 2010 cuando unos apasionados cerveceros iniciaron la aventura de producirla. Comenzaron como nómadas y desde entonces nadie olvida sus botellas de Blind Cowboy y su doble malta exquisita, su Cereal Killer, que nos regala la variedad de moda, la IPA, regada de centeno, o su stout Roast King, con café de Etiopía desafiando nuestra imaginación.

Madriz es una cervecería deliciosa, hotspot de Chamberí y también una marca que nos traslada al Madrid más gato desde 2015. Ellos hacen alarde esta distinción castiza que ya forma parte de la idiosincrasia de la ciudad. Entre sus variedades destaca la Hop Republic, un poema al lúpulo que no olvidarás. Su Chueca ya es un clásico de todos los veranos y alienta el frescor dentro de los calores del Orgullo Gay.

Por su parte, Malasaña ha sabido conjugar la modernidad y la tradición malasañera en una cerveza de barrio. Su Pale Ale de baja fermentación define perfectamente la frescura de las tendencias de este barrio insomne espejo de la cultura urbana madrileña. Surgida en 2015 pronto comenzó a expandirse por Malasaña y se ha convertido en una excusa más para visitar sus bares.

cerveza artesanal en madrid

Cervezas Península

Península es una de las nuevas irrupciones en Madrid. Román Jové, de origen venezolano, comienza a elaborar sus primeras cervezas junto a su padre en el garaje de su casa en Colorado (USA). Ése es el punto de partida de su pasión por el universo Craft Beer que le lleva a profesionalizar sus conocimiento en la Universidad UC Davis de California. El sueño de crear su propia cervecera lo culmina recientemente en nuestra ciudad y en forma de cuatro variedades de producción propia y un tap room en la zona de Alcobendas. Creación sin límites e innovación son sus premisas.

Panda Beer es pura artesanía. Nace de las ideas locas de un cervecero amateur como Aítor Alarcia en 2012. Pronto sus ocurrencias llamaron la atención del público al mismo tiempo que su sorprendente etiquetado las convertía en objeto de deseo. Sus deliciosas variedades: Shizun, una saison belga con jengibre fresco, su hermana saison Sex Museum con aromas a pimienta de Jamaica y naranja, o su APA de Summit, un lúpulo americano que produce sabores intensos e irresistibles. Todas ellas presentes en la mayoría de tiendas de las que hemos hablado y en unos cuantos locales de la ciudad.

Bailandera es el sabor de la sierra condensado en botellas y barriles. Ingredientes ecológicos y mucha sostenibilidad en una propuesta diferente salida de una fábrica de Bustarviejo y de la mente de Ana Lozano y sus compañeras. El resultado es una cerveza muy pura donde se nota el frescor del agua cristalina de la sierra madrileña en sus variedades Trigo, Bupa, una suculenta Bustar Pale Ale, y su Negra, una stout con toques de café, avena, grano crudo de trigo y cebada y maltas de cebada que le confieren unos matices suaves y agradables.

Villa de Madrid es un proyecto que ha logrado situar la cerveza madrileña en el ámbito gourmet. Siempre fieles al lifestyle madrileño, su Chula ya es una referencia para los cerveceros más exigentes. Sus versiones IPA, Pale Ale, Pilsner, Negra o Trigo son verdaderos tesoros ocultos en las mejores tiendas de cerveza artesanal o en los locales más selectos, aunque su punto de venta más directo es la web de la marca.

Las claves de Enigma se descifran cuando pruebas el primer sorbo de estas variedades que destacan por su sabor y compleja elaboración. Una microcervecería capaz de realizar grandes cervezas y una exquisita hidromiel que nos conecta con tiempo pasados. Rubia, tostada, o de trigo, todas ellas sorprenden por el cuerpo suculento que deja un aroma indescriptible cuando degustas una Enigma.

La Quince nace en 2013 de las ganas de expresarse a través de la cerveza de Jacobo y Juan Lliso, dos amantes de la cerveza. De sus ideas creativas surgieron las variedades de La Quince, cuyo espíritu nómada e ingredientes de gran calidad llevan tiempo haciendo mucho ruido. Hop Fiction, Llipa, Horny Pilsner o Extra Horny son solo parte de un catálogo extenso de brillantes IPAs, American Pale Ale o Pilsner que han sabido conjugar las mieles de la mejor birra.

Otra cerveza es posible. Gabarrera lo demuestra con sus cervezas ecológicas, anticipando un nuevo y sostenible camino de la birra artesanal. Su sabor no se resiente por ello y se nutre de los frutos y el agua de la sierra de Guadarrama. La Barranca es su estrella, una negra de trigo que sorprende por sus matices insospechados. Además, la American Brown Ale de nombre Samburiel o su Bitter Siete Picos no dejan de estimularnos con sus matices únicos. Cerveza y naturaleza en un mismo sorbo.

cerveza artesanal en madridBonus Track

Muchas de ellas serán protagonistas de la Artesana Week Lavapiés. Esta sabrosa ruta recorre 29 locales, 31 joyas artesanales nacionales y más de 500 variedades, poniendo en relieve la trascendencia que ha adquirido el fenómeno de la cerveza artesanal en Madrid. Durante seis días, del 9 al 15 de abril, muchas de las 20 breweries de la ciudad te seducirán con sus sabores únicos.

Cervezas como La Quince, Freaks, La Virgen, Bailandera o la poderosa Perro Guay, de Castilla, se aliarán con diversos locales que disfrutarán del encanto artesanal durante estos días. No faltarán referencias de fuera de Madrid como la asturiana Caleya, las 27 etiquetas de las navarras y premiadas Brew & Roll, la castellana La Sagra o la barcelonesa Garage Beer. Sabores artesanos tomarán Lavapiés para festejar el crecimiento del sector cervecero artesanal rodeados de actividades culturales, catas, talleres e incluso obras teatrales en honor del gran Charles Bukowski.

La cerveza artesanal es el último gran fenómeno de la gastronomía mundial. Una amalgama de sabores y nuevas perspectivas que ha transformado el mercado cervecero. Madrid se abre a sus nuevas sendas y posibilidades creativas. ¿Te animas a saborear la nueva cerveza?

2 Comments

  • Reply April 2, 2018

    Pedro

    Gran trabajo de recopilación. Un par de apuntes, no obstante. Incluyes como tienda Beer Garden que ya no es tal y no mencionas a ESPUMA – Tienda de Cervezas, que va a cumplir 3 años, cerca de Atocha.

    • Reply April 6, 2018

      Patsy Montiel

      Gracias por los datos. Investigaremos sobre Espuma…no estaba en nuestro radar. Un saludo!

Leave a Reply

Leave a Reply