11 personajes imprescindibles para entender Madrid

11 personajes entender madrid

Se dice que hay pocos gatos auténticos. Esta ciudad es de todos y una gran mayoría de sus habitantes ha dejado huella en Madrid, siendo oriundos de otros puntos del planeta. No obstante, muchos madrileños han convertido su existencia en imprescindible para entender Madrid. Existen muchos ejemplos de ello pero hemos seleccionado un puñado de brillantes madrileños capaces de cambiar el pulso de esta urbe radiante.

11 personajes entender madridEl patrono de la ciudad y de sus aguas

San Isidro | 1082 – 1172

El patrón de la ciudad es el primer personaje ilustre de Madrid. Nació en la Mayrit árabe y vivió en una época fronteriza de guerras religiosas. No obstante, Isidro siempre abogó por la paz entre las diferentes confesiones que poblaban la península. Este humilde labrador mozárabe fue idolatrado por los primeros madrileños. Antes de ser patrono de los labradores era experto en localizar acuíferos, fundamentales para la supervivencia de sus vecinos. Su familia llegó a Madrid para colonizar las tierras ganadas en la Reconquista.

De su vida real se sabe poco. Además de ser zahorí, se ganaba la vida como freelance del campo, trabajando para diferentes señores feudales. Se casó con Santa María de la Cabeza y tuvo como hijo a San Illán. Aunque hay quien cree que se trata de una invención de un fraile llamado Fray Domingo de la Cabeza, tras encontrar unos huesos en la ermita de Caraquiz. Fue famoso por sus milagros. El más conocido narra como logró rescatar a Illán de las profundidades del pozo de los Vargas rezando. Un personaje cuya esencia pervive en los arrabales de la ciudad de entonces, hoy La Latina.

11 personajes entender madridEl ingenio de las letras

Francisco de Quevedo Villegas | 1580 – 1645

Este genio de la literatura del siglo de oro tuvo una infancia complicada al nacer con deformidades en los dos pies y con miopía. Estas circunstancias provocaron que se encerrara en sí mismo, más aún tras la muerte de su padre cuando contaba con seis años. Los altos cargos de su familia le propiciaron una situación holgada llegando a ser secretario de María de Austria, tras estudiar en Alcalá de Henares y Valladolid. En estos centros educativos se forjó su mítica enemistad con Luis de Góngora. Quevedo era un asiduo de las cantinas donde se mezclaban las clases sociales sin disimulo ante un buen vino. Miles de historias pueblan el siglo de oro con sus andanzas de caballero por las calles de Madrid.

En una ocasión tuvo que salir en defensa de una dama que había sido insultada en la iglesia de San Ginés por un desaprensivo. Quevedo le retó a un duelo que ganó en la Plaza de las Descalzas, donde una placa lo recuerda. A pesar de ello, siempre contó con buenos empleos. El duque de Osuna le reclutó para organizar sus posesiones en Nápoles. Su amplio talento le hizo destacar en géneros como la narrativa, la picaresca o la sátira. Su matrimonio con una afín al Conde-Duque de Olivares como Esperanza de Mendoza le permitió tener un status importante en la corte. La corrupción de Olivares le llevó a la cárcel en 1639. Tras cinco años recluido, su salud no le dio para mucho más y acabó sus días en la Torre de Juan Abad.

11 personajes entender madridEl arquitecto castizo

Pedro de Ribera | 1681 – 1742

Quizás no muchos conozcan su nombre pero a buen seguro que alguna vez se hayan admirado con alguna de sus obras. De familia aragonesa instalada en Lavapiés, creció en el taller de carpintería en la castiza calle del Oso, donde se celebran con pasión las fiestas del barrio. A pesar de su extracción humilde, Ribera creció en un entorno constructivo que le llevó a ser un autodidacta. En sus primeros 30 años se casó dos veces, siempre con mujeres con mayores dividendos. Las dotes de sus esposas demuestran sus artes de conquistador. Discípulo de Teodoro Ardemans y José de Churriguera,  dio nombre a un estilo propio. A los 34 años ingresa como carpintero en el ejército y poco a poco fue subiendo peldaños en su carrera arquitectónica.

La llegada de Felipe V, el primer Borbón español, supuso una ruptura estilística y una renovación en la corte. El nuevo rey pretendía cambiar la el estilo de la ciudad arrinconando a los artistas locales más continuistas. Encontró en Ribera un representante creativo del Barroco castizo. De su buen tino a la hora de elegir arquitecto surgieron obras como la Ermita de la Virgen del Puerto, el Puente de Toledo, el Cuartel de Conde Duque, la Iglesia de San Cayetano en su Lavapiés natal, la portada del Monte de Piedad de Madrid, el actual museo de Historia en Tribunal, la iglesia de las escuelas Pías o la portada de la casa de los Vargas en Casa de Campo. Muchas de sus obras no se conservan debido al afán especulador y a la existencia de una corriente del siglo XVIII y XIX que minusvaloraba su trabajo por considerarlo afrancesado. A pesar de ello, su legado sigue embelleciendo este Madrid del siglo XXI.

11 personajes entender madridLas hazañas calmadas del rey alcalde

Carlos III | 1716 – 1788

Nació de madrugada un frío 20 de enero. Nunca se le pasó por la cabeza ser rey pues era hijo de Isabel de Farnesio, la segunda esposa del primer Borbón español, Felipe V. Sus hermanos Luis I y Fernando VI murieron. Él se encontraba dirigiendo las posesiones españolas en Italia y se vio encumbrado al trono junto con su mujer María Amalia de Sajonia. En Italia se rodeó de personal competente y cuando se fue el pueblo napolitano le despidió con aclamación. Una vez en Madrid se convirtió en el llamado rey alcalde por su despotismo ilustrado, convencido de mejorar su corte para disfrute de los ciudadanos.

De carácter afable, su vida personal era austera y durante su reinado el país disfrutó de largos períodos de paz. Un conflicto con Inglaterra por el dominio de Honduras, la pérdida de Quebec a manos de Francia y su participación en la independencia de Estados Unidos le apartaron de sus pacíficos postulados. Cuando murió su mujer expresó: “Es el primer disgusto que me ha dado”. Algo que define su forma de ser. Abandonó entonces las mieles del sexo y se dedicó a su afán constructivo: La Cibeles, Neptuno, el Observatorio Astronómico, la finalización del Palacio Real, el Museo del Prado, el jardín botánico y por supuesto la Puerta de Alcalá son símbolos castizos que la ciudad le debe. Sin duda, “el mejor alcalde de Madrid, el Rey Carlos III”.

11 personajes entender madridLa joven mártir

Manuela Malasaña | 1791 – 1808

Pocos hipsters de los que pululan por el antiguo barrio Maravillas conocen la historia de la valerosa mujer que da nombre a esta zona desde los años 80 del siglo XX. Manuela era hija de un vallecano de origen francés llamado Jean Malesange. Este honrado panadero tenía su tahona en la calle Divino Pastor, a escasos metros del famoso cuartel de Monteleón, donde Daoíz y Velarde trataron de resistir la carga de las tropas de Napoleón durante el 2 de mayo de 1808. Manuela trabajaba en un taller de costura en la calle de San Andrés. Su plácida vida iba a dar un giro de 360º aquel 2 de mayo. Cuando se iniciaron las revueltas, se encontraba en su lugar de trabajo. Su jefa la mantuvo a buen recaudo en el taller hasta que cesaron los sonidos traicioneros de las balas. Al caer la noche, Manuela se aventuró por aquel barrio convertido en zona de guerra.

Pocos pasos después se encontró con una patrulla francesa. Ese momento se debate entre la leyenda y la historia. Hay quien afirma que la tropa napoleónica intentó violar a la pobre muchacha y que se defendió con unas tijeras de costurera. También es posible que los franceses la detuvieran simplemente por portar esas tijeras consideradas como arma. Aunque otra versión apunta que murió en el sitio galo al cuartel mientras suministraba munición a su padre. Lo único que es irrefutable es que el 2 de mayo fue ejecutada junto a más de 400 personas. Su historia mereció una calle en el barrio Maravillas, que los modernos de los 80 llenaron de cultura y ocio nocturno. Poco a poco se fue extendiendo la costumbre de referirse a este barrio epicentro de cultura castiza por el nombre de esta heroína.

11 personajes entender madridEl último humanista

José Ortega y Gasset | 1883 – 1955

Ortega y Gasset nace en el Madrid decimonónico en una familia de intelectuales cuyo abuelo había fundado El Imparcial, dirigido después por su padre. Estuvo desde niño muy involucrado en el mundo de la política y del periodismo. Pronto empezó a destacar en la prensa siendo colaborador de El Sol, tras estudiar en la Complutense y en Deusto. Sus ideas avanzadas sentaron las bases de la Razón vital. Esta filosofía defendía al hombre de la sociedad de clases instaurada por aquella época. Un buen ejemplo es La rebelión de las Masas, publicada por partes en El Sol. Fue coetáneo y amigo de personalidades como Unamuno, Azorín o Pío Baroja.

Su perfil humanista le acarreó serios problemas en tiempos intolerantes y, aunque abrazó la causa republicana, dio un discurso conocido como Rectificación de la República. Días después del alzamiento militar que dio lugar a la guerra civil, Ortega se negó a firmar un manifiesto a favor del gobierno republicano. Pacifista convencido, prefirió apoyar otra publicación menos radical en apoyo a la República firmada por Gregorio Marañón, Ramón Pérez de Ayala y otra cabezas visibles de la cultura. Exiliado durante el conflicto vagó por París, Países Bajos y Argentina. En 1942 se muda a Lisboa como paso previo a su regreso a Madrid, donde fallecería en 1955.

11 personajes entender madridEl poeta sensible

Antonio Vega | 1957 – 2009

Uno de los últimos poetas de Madrid cambió el estilo de la música madrileña. Como muchos miembros de las bandas icónicas de la Movida, Antonio Vega era hijo de la burguesía acomodada madrileña. Desde niño destacó por su sensibilidad y su alma inquieta, lo que le convirtió en un inconformista sin remedio. Estudió en el Liceo Francés, donde dio su primer bolo con 14 años. Peregrinaría por carreras alejadas de sus pretensiones artísticas: arquitectura, sociología o pilotaje de aviones. Durante su mili valenciana compuso La chica de ayer, la canción fundacional y estratégica de la Movida. Junto a su primo Nacho Vega se embarcaron en la banda Uhu-helicopter, embrión de Nacha Pop. Con esta nueva formación dio el pelotazo en 1980 con un álbum debut considerado como la élite del pop español.

Durante 8 años fueron imprescindibles para entender el boom cultural de la Transición al mismo tiempo que las drogas se convirtieron en compañeras inseparables del cantautor, se refugiaba en ellas para olvidar una existencia tormentosa a pesar de su rotundo éxito. De nuevo, la sensibilidad de un poeta le ofrecía las cotas más altas de brillantez y de miseria. Este lote explosivo de decadencia se acrecentó tras abandonar Nacha Pop en 1988. Sin embargo, su carrera en solitario le mantuvo como referente de la época. Podías encontrarle en La Sol, Siroco o en Clamores hasta el día de su desafortunada muerte impregnada con el amargo aroma del jaco.

11 personajes entender madridLa chispa de la Movida

Fabio Mcnamara | 1957

Mcnamara es el rey del exceso castizo, un Dionisos travestido capaz de poner patas arriba cualquier concepto artístico. Fabio es hijo de Ciudad Pegaso, un experimento franquista de ciudad industrial donde se fabricaban los recordados camiones Pegaso. Ese ambiente represivo hizo mella en este homosexual sin complejos, deseoso de mostrar su ecléctico talento al mundo. En su barrio era conocido por su manera de vestir basada en el Bowie más glam. A finales de los 70 entra en contacto con Costus, uno de los artistas más emblemáticos de los 80’s. Decide mudarse a su casa taller en Malasaña, convertida ya en el Fabrik madrileño.

El carácter de Fabio le convierte en el eje vertebrador de una poderosa escena underground que tomaría la ciudad; se hizo íntimo de Alaska, Tino Casal, García Alix y de un manchego recién llegado a la capital: Pedro Almodóvar. Algunos excesos y mucho talento transgresor les acompañaban en aquellas noches de libertad por El Penta, la Vía Láctea o la 2 de mayo. Los antros de la Movida le convirtieron en icono del movimiento. Con Almodóvar formó una dupla musical que parió locuras como Gran Ganga, Quiero ser mamá o La Coca (aún retumba el viejo Rock-Ola con ellas). La resaca de la Movida le dejó en un status casi residual a pesar de mantenerse activo en la música y el arte. Años después, se rehabilitaría, se convertiría al cristianismo y se dedicaría con gran éxito a la pintura.

 

11 personajes entender madridUna estrella de barrio

Penélope Cruz | 1974

La actriz tiene una historia digna de un guión de película. Nacida en Alcobendas, fruto de un vendedor de coches extremeño y una peluquera andaluza, su sueño comenzó cuando con 13 años vio Átame. Desde ese momento supo que su destino sería ser actriz y rodar con Almodóvar. Se preparó a conciencia: nueve años de ballet clásico, clases de danza y baile de jazz, estudios de interpretación y un sinfín de castings. Su suerte cambió cuando protagonizó el clip de La fuerza del destino de Mecano. Se convirtió en novia de Nacho Cano y su progresión fue imparable.

Presentadora de La Quinta Marcha con Jesús Vázquez, logró el estrellato con la picante Jamón Jamón de Bigas Luna. En el rodaje conoció a Javier Bardem. Su primera experiencia con los Oscar la vivió de la mano de Trueba y Belle Epoque. Después llegaron Aménabar con Abre los ojos y Almodóvar con Carne Trémula. Un poco más tarde le entregó un Óscar con el estentóreo ¡Pedro, Pedro! Dio el salto a Hollywood con Vanilla Sky, Blow, Gothika o Sahara. Sus relaciones amorosas con Matthew McConaughey o Tom Cruise le hicieron ser un personaje conocido a nivel planetario. Su último reto era trabajar con Woody Allen. Con el neoyorquino logró un histórico Oscar por Vicky, Cristina, Barcelona, tras ser nominada por Volver. En 2010 se casó con Bardem en la isla privada de Johnny Deep y desde entonces ha compaginado su papel de madre con el de estrella de cine. Una chica de barrio en la meca del cine más dorado.

 

11 personajes entender madridUn Estrella Michelín cocinado a fuego lento

Mario Sandoval | 1977

Este madrileño de pro vive con una sartén en las manos y una visión única de la cocina española. Cuando él nació sus padres ya estaban consolidados en el mundo de la restauración. Cuando Mario era un niño jugando a ser chef, el Coque era un asador tradicional que basaba su fama en un producto sensacional. Su pasión por los fogones le llevó a cursar en la Escuela de Hostelería de Madrid ampliando sus vastos conocimientos en Barcelona. De la ciudad condal llegó cargado de ideas y sueños para implementar en la vieja cocina del Coque. Comenzó a innovar con texturas en 1999 manteniendo la tradición de buen comer en su restaurante.

Desde entonces, ha introducido una cocina de autor basada en el producto y la creatividad. Siempre ha destacado por ver cosas que otros no veían como estudiar el ADN de las frutas y verduras para potenciar sus sabores originales, analizar las maderas de su horno o gestionar un huerto propio. Conocido como un “arqueólogo de los sabores” le gusta recuperar viejas recetas y llevarlas al siglo XXI con mucho ingenio. El viejo asador se ha convertido en vanguardia de la cocina con tres soles Repsol y dos estrellas Michelín, la última concedida en 2016. Ahora, prepara mudanza a Madrid (en verano estrena nueva sede en la Calle Marqués del Riscal, 11), en un espacio que promete grandes y nuevas emociones gastronómicas. Auguramos una tercera estrella en su futuro.

11 personajes entender madridEl gran capitán

Raúl González Blanco | 1977

El camino hacia el Olimpo de Raúl comienza en el barrio obrero de Villaverde. Allí destacaba un niño de familia atlética que soñaba con jugar en el Calderón. El equipo de su barrio, el San Cristóbal de los Ángeles, pronto se le quedó pequeño. El Atleti llegó para incorporarlo a su equipo infantil y en su primer año anotó 65 goles. Tal hazaña le valió para salir en televisión. Dos años después la cantera atlética fue cerrada. En ese momento fichó por el Real Madrid y su progresión en las inferiores blancas fue imparable hasta que llegó su debut con Jorge Valdano en 1994.

Tenía apenas 17 años y falló un gol cantado que subsanó marcando un golazo en el derbi madrileño en el siguiente partido. Pronto la prensa encontró lo que buscaba: un sustituto canterano que llevara el 7. Es recordado un reportaje de Marca viajando en el metro hasta la Ciudad Deportiva. Fue consolidándose en la delantera blanca y en su vida personal, tras su matrimonio con Mamen Sanz, camarera de una conocida disco de los 90’s. En 1998 se alzaría con la Séptima Copa de Europa y en 2000 marcaría en las finales de Champions e Intercontinental. Lograría una tercera Champions en 2002. En total, disputó tres mundiales y dos Eurocopas. Se despide de equipo en 2010 e inicia una fructífera etapa en el Schalke 04 alemán, que dio paso a un periplo por Qatar y el mítico Cosmos neoyorquino. Ahora regresa como asesor de Florentino.

Portada: Ilustración de Jorge Arranz. Podéis ver su trabajo aquí 

 

2 Comments

  • Reply April 9, 2017

    streetartmadrid

    Me faltan Rayito y los jevis de Gran Vía

    • Reply April 10, 2017

      Patsy Montiel

      Tomamos nota, gracias!

Leave a Reply

Leave a Reply